Aprender a conducir y aprender a crear una Startup, sorprendentes similitudes por @CarFarlo

    Aprender a manejar y aprender a crear y manejar un negocio son los esfuerzos sorprendentemente similares.

    Cuando se aprende a conducir, no sabes lo que hay que prestar atención. Hay, al parecer, de un millón de cosas que están sucediendo y algunas de ellas pueden matarte si no les prestas la debida atención. Esto puede causar una sensación de pánico en el principiante…

    Por otro lado, cuando ya sabes conducir, dependes de tu experiencia para saber a qué prestar atención y qué puede simplemente ignorar o mover sin pensar en ello.

    Aprender a crear y manejar una startup es bastante parecido. Hay un millón de cosas que podrías hacer, y algunas de ellas pueden matar a tu negocio si no les prestas la debida atención. Esto puede causar una sensación de pánico en el principiante…

    Por otro lado, cuando ya sabes cómo crear y manejar un negocio, confías en tu experiencia para decir a que tienes que prestar atención y que puedes simplemente ignorar, delegar o tercerizar.

    Cuando se aprende a conducir, hay un montón de nuevos hábitos que necesitas ir puliendo hasta convertirlos en procesos automáticos. Aprender a usar el embrague para cambiar de marcha rápidamente, mientras que aceleras en una autopista llena de coches que circulan a gran velocidad puede ser muy difícil al principio. Pero cuanto más lo practicas, llega a ser bastante automático e inconsciente … de hecho, cuando ya aprendes a manejar, ni siquiera vuelves a pensar en el cambio de marchas de tu automóvil.

    Aprender a crear y manejar una startup es similar. Hay un montón de nuevos hábitos que necesitas para automatizar el proceso. Aprender a detectar si la persona frente a ti es una ventaja o no para tu idea de negocio, o encontrar un vendedor con buenas aptitudes para dar seguimiento y cierre de las ventas, parece muy difícil al principio. Pero cuanto más lo haces, más se vuelve automático e inconsciente. Cuando sabes cómo manejar un negocio, no piensas realmente en el proceso y el cierre de ventas, simplemente lo haces.

    Para aprender a conducir, tienes que sentarse en realidad en un coche y conducir por ti mismo. Ningun libro especializados te permitirá aprender a conducir…solo te darán una referencia de cómo hacerlo. De hecho puedes estudiar la conducción durante años, e incluso ver a alguien conduciendo durante años (la mayoría de nosotros vemos a nuestros padres manejando toda la infancia), pero esto no sustituirá a la experiencia real de conducción… Si bien es posible aprender en un simulador de coches, todos los que lo han usado saben que dista mucho de la realidad.

    Aprender a crear y manejar una startup es algo similar. Tienes que crear y operar un negocio por ti mismo. Ninguna cantidad de lecturas o platicas sobre el tema serán suficientes para crear ni dirigir tu negocio. Puedes cursar todos los MBA que quieras pero eso no sustituirá a la experiencia real del funcionamiento de una startup. Si bien es teóricamente posible utilizar los llamados “simuladores de negocios”, la experiencia nos muestra que son un pobre sustituto de lo que ocurre en situaciones reales de una empresa.

    El mejor método para aprender a conducir es conseguir un instructor con experiencia que se siente a tu lado en el auto y que te vaya guiando con lo que sabe y con lo que tu necesitas aprender…construir un plan de enseñanza personalizado, entregar conocimiento, ayudar en la practica una y otra vez en un ambiente seguro, ayudándote a prestar atención en los aspectos claves para evitar un accidente. Debido a que este método ha demostrado ser eficiente, hoy en día se utiliza prácticamente en todo el mundo.

    El mejor método para aprender a manejar un negocio es bastante similar. Necesitas conseguir un mentor experimentado o asesor cercano que probablemente se involucrará en el negocio para darse cuenta de lo que realmente necesitas saber para crear y manejar tu startup. Te ayudará a resolver los problemas difíciles del proceso y te advertirá de aquellas cuestiones peligrosas que pueden dañar o matar tu negocio de las cuales aun no te has dado cuenta.

    Este proceso es mucho menos utilizado en las startups que en la conducción de autos, tal vez porque los buenos entrenadores de negocios son mucho más raros que los instructores de conducción.

    Sin embargo, hay una diferencia importante entre aprender a conducir y aprender a crear y manejar una startup. En los negocios, no hay tal cosa como una zona segura para aprender y probar tus habilidades … estarás en la autopista desde el primer día y la mayoría de la gente conduce sus negocios por primera vez sin un instructor a su lado.

    Carlos Farías López