Aprender inglés para exprimir el potencial del comercio electrónico por @LuisRs9

    Luis Revuelto Sevillano - Blogger en TodoStartupsPara los emprendedores el principal objetivo es dar con una idea que funcione para conseguir que su negocio sea lo más rentable posible. Últimamente, vemos que las ideas de negocio que mejor funcionan son aquellas que se basan en la tecnología.

    A nadie se le escapa la influencia que el nacimiento de internet y la evolución de la tecnología en la última década está teniendo en nuestro modo de vida, que trasciende a los modelos de negocio a través del comercio electrónico.

    Lógicamente este nuevo modelo debe ser tenido en cuenta a la hora de crear una startup. Sabemos que si tenemos una idea escalable a cualquier lugar del planeta, la potencia del comercio electrónico no tiene límites. Pero, ¿tenemos en cuenta otros factores a la hora de realizar nuestras previsiones?

    Lógicamente no podremos vender a cualquier lugar del planeta mientras no internacionalicemos nuestro negocio. Al menos debemos contar con un absoluto dominio del inglés que nos permita presentar nuestra startup a todos los potenciales clientes sea cual sea su lugar de procedencia.

    Por eso, mi recomendación a todos los emprendedores es contar siempre con gente de confianza que domine inglés como primera lengua para ser capaz de exportar tu idea, escalándola a todo el planeta. A partir de ahí idiomas como el Alemán o el Chino aportarán un valor añadido a la hora de internacionalizarte.

    Eso sí, por muy negado que te consideres con el inglés es importante que tengas al menos un nivel medio. Seguro que no te resulta difícil encontrar cursos de inglés para adultos en tu ciudad que te den facilidades de horarios para compaginar con el trabajo. Consiguiendo un nivel de inglés que al menos te permita controlar todas las fases de tu negocio.

    Además, ahora existe una plataforma con la que puedes empezar a aprender inglés de una forma bastante flexible y entretenida Multimedia English. Para esos momentos en los que llegas con la cabeza saturada y no te apetece asistir a clases. Los medios son extensos, y las ganas dependen de nosotros mismos.