Cinco razones para valorar tu pitch

    Jaime Bravo El pitch, consiste en una presentación verbal y a veces con imágenes que tiene como fin enseñar, realizar una breve presentación de tu idea, empresa o proyecto para que cualquiera lo puede entender. El término refleja lo que dura un viaje en ascensor desde planta baja hasta el piso 10 donde un inversionista de riesgo solía tener su oficina.

    El caso es, que no mucha gente sabe valorar el pitch de acuerdo a lo que este significa y a las puertas que puede abrir. El pitch, tiene como fin buscar inversión, atraer inversores que puedan financiar tu Startup.

    Hay tres preguntas a las que tu pitch debe responder:

    ¿Tienes realmente interés por emprender? Tu pitch debe mostrar que realmente tienes interés en emprender, y debes hacer que los demás noten tu euforia por emprender.

    ¿Es tu idea verdaderamente buena? Obviamente, tu pitch debe mostrar que tú idea es buena, que es revolucionaria. Si es el proyecto con el que vas a empezar, debes demostrar a todo el mundo (e incluso a ti mismo) que tú proyecto es bueno.

    ¿Es este el equipo? También tienes que plantearte si el equipo que estás cogiendo, si el equipo que has reunido es el bueno en una startup, también esto es primordial porque el equipo lo es TODO.

    Ahora bien, también es importante destacar algunas razones por las que tú, como emprendedor, deberías valorar tu pitch, porque es una herramienta que realmente está a tu alcance y que puedes coger. Estas, son las razones:

    Promoción: Realizar un pitch (y realizarlo bien) proporcionará una promoción a tu startup, y a ti como emprendedor muy grande. El mayor valor que puede tener un emprendedor es ser conocido, y la mejor forma para serlo es promocionarte mostrando lo que haces.

    Inversión: El pitch, en su mayoría, proporciona inversión. Es de las razones mayoritarias del pitch: buscar más capital para tu startup.

    Reconocimiento: Los pitchs, a menudo, conllevan unos determinados premios, si tu startup impacta seguro que alguno de ellos irá a parar hacia ti.

    Experiencia: Roma no se construyó en un día, dice… yo, lo corroboro. Es cierto que el currículo emprendedor se forma a lo largo de los años y que en esta ocasión, la experiencia es muy importante; un pitch, también te proporcionará experiencia.

    Conocimiento: En este caso, y hablando de conocimiento me quiero referir a conocer el resto del panorama de startups. Es importante que conozcas tus bazas, pero también las de la competencia, para siempre estar un paso por delante.

    Estos, son los puntos que yo identifico como importantes: no nos confundamos, la teoría es una cosa y la práctica otra totalmente distinta, y la práctica, es la que te permitirá valorar por ti mismo otros determinados puntos, que espero, coincidan con los míos.

    Y si no lo hace, lo mejor es compartirlo 😉