Como financiar un proyecto: Crédito o préstamo por @aliciasanjulian

    Como financiar un proyecto: Crédito o préstamo por @aliciasanjulian

    Muchos emprendedores se ven confundidos por términos como “prestamos rápidos” o “créditos rápidos” ya que numerosos contertulios de programas “educativos” de la televisión hablan indistintamente de ambos para referirse a la misma operación financiera cuando en realidad son dos conceptos diferentes.

    El préstamo

    El préstamo bancario alcanzo su auge hace una década en el punto más álgido de la economía mundial, y se recurría a él para poner en marcha un nuevo negocio, adquirir una vivienda o un coche. La cantidad de dinero objeto del préstamo era elevada y para su concesión se exigía una serie de requisitos y presentar gran número de avales (tanto reales como personales) con el fin de garantizar la solvencia del solicitante. El plazo de devolución oscilaba desde meses hasta años en gran medida dependiendo por la elevada suma de dinero prestada.

    La contratación de los mismos ser realiza acudiendo a las entidades bancarias ubicadas en las ciudades y que requiere de la presencia física del solicitante.

    El crédito rápido

    Los nuevos tiempos han popularizado los llamados “créditos rápidos” que no son una alternativa para financiar un nuevo proyecto empresarial porque el importe concedido es de poca cuantía (en raras ocasiones sobrepasa los 1.500 euros) y cuyo tipo de interés aplicable es muy elevado y su precio de devolución muy corto (en torno a los 30 días)

    La contratación o solicitud de un crédito rápido se realiza a través de internet con lo cual no es necesaria la presencia física, realizándose todos los trámites desde el hogar.

    La utilidad de los préstamos rápidos, para el pequeño autónomo o empresario, es para salvar una situación acuciante de morosidad pero en la cual va a contar con solvencia económica a corto plazo para devolver el dinero.

    Están especialmente indicados para aquellas personas que van a recibir dinero a corto plazo pero antes se ven acuciados por deudas que no pueden aplazar, como por ejemplo el pago del recibo del IBI o similares.

    Conclusión

    En definitiva, para hablar correctamente, cuando necesitemos dinero prestado para financiar nuestro proyecto empresarial deberemos acudir a las entidades bancarias para solicitar un crédito (cuyo tipo de interés a aplicar estará muy influenciado por el tipo del Euribor vigente en ese momento)