El “Cariño” en el Venture Capital por @SodeNavarra

    SodeNavarra - Blogger en TodoStartupsSuena rara esa palabra en un mundo de economías y dineros como es el Venture Capital (VC). Pero no lo es tanto, ya que el VC, esa parte del capital riesgo más cercana a los nuevos proyectos incipientes y a los emprendedores, tiene muchos más componentes emocionales y subjetivos que los planes de negocio y las cuotas de mercado.

    Es este un factor que por un lado aporta más humanidad (¿o humanismo?) a los proyectos de inversión, pero que puede ser otro elemento que nos complique más la toma de decisiones especialmente en la salida de los proyectos, bien por bueno o por malo.

    Quiero decir, cuando un proyecto va mal es un freno que nos impide tomar a tiempo y fríamente la decisión de cortar a modo de cirujano con el proyecto que, normalmente, es el mejor favor que podemos hacer al emprendedor y a nuestra empresa de VC, ya que así no alargaremos agonías inútiles y podremos destinar fondos a nuevos proyectos a los que dar una oportunidad.

    En cambio, cuando la evolución del proyecto es positiva, aunque a veces nos gustaría seguir en primera línea de un buen proyecto y palpar los éxitos futuros, es más fácil vencer ese “cariño” y dar el relevo en el accionariado de la participada, ya que al fin y al cabo supone cumplir con lo que nos habíamos marcado.