Europa advierte de que el “populismo nacionalista” pone en riesgo la economía de la zona euro

De pie, Jyrki Katainen, vicepresidente de la Comisión Europea y Comisario de Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad. En medio de la mesa, sentada, Nadia Calviño, ministra de Economía y Empleo, que presentó a Katanien en un desayuno del Foro de la Nueva Economía. |FOTOGRAFÍAS: Marta Peiro

Aunque “la unidad europea se está viendo atacada desde dentro y los valores de Europa están siendo cuestionados”, en 2 años “habrá mucha más integración europea” frente a desafíos como los de la Administración Trump, China, las interferencias electorales de Rusia, o el Brexit. Dicha integración fue el núcleo del discurso de Jyrki Katainen en el desayuno del Foro Nueva Economía celebrado este jueves en Madrid.

El vicepresidente de la Comisión Europea y Comisario de Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad explicó que se está trabajando en 30 propuestas para lograr dicho fin. Estas se centran en el mercado único, la “profundización y cooperación en la defensa”, actuaciones en los mercados de capitales para “obtener financiación, liquidez, para las empresas”, y la “mejora del mercado interno para el reciclaje de plástico”, frente al cambio climático, expuso.

A pesar de estar avanzando “en la dirección correcta”, Katainen valoró los retos a los que se enfrenta actualmente la Unión Europea. La Administración Trump “nos ha retado en términos comerciales, parece que no necesitan amigos cuando se trata de resolver problemas juntos”, criticó. La relación con China sufre un malestar parecido. “No hay igualdad ni reciprocidad. Damos prioridad a inversiones chinas y no responden igual”, aseguró el vicepresidente de la Comisión Europea.

Otro desafío es Rusia, cuya intención es “dividir Europa”, opinó el líder europeo. Con estas declaraciones se refirió al Brexit, en el que “no están decidiendo las personas del país. Alguien quiere intervenir en nuestros procesos democráticos”, expresó. A este respecto, Katainen admitió que “las cosas están muy farragosas: el margen de maniobra es prácticamente nulo”. Según explicó, se pretende que los productos que entran a Europa “cumplan la normativa” y que no haya una “frontera dura” con Irlanda del Norte, además de garantizar la estabilidad y seguridad. “El acuerdo de retirada es la única solución, y además la mejor”, garantizó.

A pesar de los impedimentos, Katainen insistió en defender la democracia liberal, “base sobre la que hemos construido Europa”. Aunque algunos “líderes, populistas nacionalistas, piensan que esta ha llegado a su fin, es ineficiente y peligrosa”, el Comisario de Fomento del Empleo pidió impedir que “una minoría antieuropea se salga con la suya”. “Debemos levantar nuestra voz y defender nuestros valores, que las minorías contrarias a la integración no dicten lo que se va a hacer”, pidió.

Estos movimientos políticos afectan también a la economía en la zona Euro. “Los riesgos que tenemos son artificiales, creados por el hombre. Es triste que los ciudadanos paguen el precio de estas decisiones políticas encaminadas a crear tensiones”, manifestó Katainen. Según dijo, “el crecimiento se va a moderar en toda Europa, pero aun así seguirá siendo robusto”. En dicha evolución España tiene protagonismo. “España demostró su credibilidad adoptando medidas estructurales, gracias a las cuales nunca se convirtió en un problema”, confesó.

A pesar de que “sigue habiendo problemas”, el político finlandés reconoció la mejoría económica del país y se mostró orgulloso de que “haya vuelto a la senda del crecimiento”. “Espero que la estabilidad se mantenga en este país porque es bueno para España y para Europa”, declaró. Para lograrla, Katainen apostó por “poner fin al desequilibrio entre las capacidades y los puestos de trabajo mejorando la educación para que la gente aprenda nuevas habilidades”. Así mismo, consideró importante “que los inmigrantes contribuyan con su trabajo en nuestra sociedad”. “Necesitamos inmigración”, advirtió.