Financiación “de guerrilla”

    financiacion, guerrilla, recomendaciones emprendedores

    Habitualmente en el mundo emprendedor, estamos acostumbrados a escuchar el término “guerrilla” para referirnos a un área o estrategia del marketing, que a través de campañas poco convencionales realizadas con el mayor de los ingenios y creatividad han servido a muchas empresas y startups para lanzar al mercado su mensaje de forma exitosa la mayoría de las veces.

    Pues bien, en esta ocasión, voy a realizar una aproximación de ese término al mundo de la financiación; y es que leemos mucho acerca de las formas más habituales de conseguir dinero para una empresa que comienza su desarrollo, y así nos acostumbramos a términos como capital semilla, rondas de inversión, business angels, etc.

    Ahí van 5 consejos para emprendedores más tradicionales y que necesitan dinero para poner en marcha su proyecto de autoempleo:

    • Díselo a tus amigos. No nos referimos en esta ocasión a pedir dinero prestado a las “3 F”. Siempre será más difícil solicitar dinero a una entidad financiera que no cuenta con un historial nuestro. Para la mayoría de los emprendedores, será mucho más fácil pedir un préstamo en el banco donde tienen depositada su nómina, hipoteca, etc. que con uno nuevo.
    • Los “otros” que empiezan: Seguro que en tu ciudad, o en tu barrio, ha abierto hace poco sus puertas una nueva entidad financiera o una nueva sucursal de un banco reconocido. Ellos, al igual que tú, también necesitan sus primeros clientes, y siempre estarán más dispuestos a realizar un esfuerzo que una entidad que ya cuenta con clientes estables y que más que necesitar dinero, quieren ganar con sus depósitos.
    • Actitud comercial. Vas a pedir dinero, no a rogar ninguna medida de gracia; así que levanta el ánimo y la mirada y ve a vender tu idea y tu proyecto personal como si tuvieras que hablar con el mejor cliente que podrías tener.
    • Se transparente. No ocultes información al banco. Puede que hayas tenido una situación económica delicada en los últimos tiempos, o que tu endeudamiento sea alto… No lo ocultes, las entidades tienen acceso a esos datos y también reciben notificaciones de los organismos públicos como hacienda o seguridad social a través de embargos por ejemplo. Descubre tus cartas al respecto, y búscate un aliado en el banco, no empieces una relación con medias verdades.
    • Si lo tienes hecho, busca y compara: Muchas veces y coloquialmente hablando digo que los bancos son tiendas, de comprar y vender dinero, pero tiendas. Pues bien, si cuando vamos a comprar ropa o un coche, dedicamos tiempo a comparar ofertas y atributos de los bienes; sería mucho más productivo posiblemente comparar los precios (interés, comisiones…) o condiciones (plazos, garantías…) que nos ofrece una u otra entidad. Además también contará a tu favor el que sepan que no son los únicos que creen en ti.

    Con todo esto, lamentablemente, no lo tienes hecho. Tendrás que dedicar igual de tiempo a preparar tu plan de negocio, a buscar garantías o socios, acudir a la financiación pública, etc., pero estos factores puede que te ayuden a que te escuchen mejor tus nuevos compañeros de viaje.

    Tratando de innovar en la gestión empresarial, acercando las tendencias más dinámicas del mundo del emprendizaje al asesoramiento. En proceso de aprendizaje hasta nuevo aviso.