Innovar y crear negocios desde cero: Design Thinking por @Mijailk

    Innovar y crear negocios desde cero: Design Thinking por @MijailkAlguna vez oyeron hablar del Design Thinking? Se trata de una nueva filosofía de negocios cimentada sobre el entendimiento del usuario / consumidor del producto. Se basa en un entendimiento profundo de los usuarios, capaz de identificar sus reales necesidades y de decantar, a partir de ellas, productos, servicios, procesos e incluso estrategias novedosas.

    Para escribir esta nota me base en un artículo publicado por HBR (Hardvard Business Review), una de las publicaciones más reconocidas del mundo en el campo de los negocios.

    Allí definen al Design Thinking como una disciplina que utiliza los métodos y la sensibilidad del diseñador para que las necesidades de la gente coincidan con lo que es tecnológicamente factible y con lo que una estrategia de negocios viable puede convertir en valor para el cliente y en una oportunidad comercial.

    Hoy en día, la innovación resulta prácticamente la única fuente sustentable de diferenciación y ventaja competitiva, en un mundo en el que las ideas y las buenas prácticas se copan y replican son solución de continuidad.

    Caracteriza a ciertas empresas innovadoras que parten de los objetivos a alcanzar, siempre centrados en el hombre y permiten lograr una síntesis entre:

    a. La empatía por el contexto de esa meta,

    b. La creatividad para divergir en la mayor cantidad de ideas posibles capaces de alcanzarla y

    c. La racionalidad para converger en el mejor camino.

    ¿Cuánto es más útil este concepto?

    Aplicar este modelo es especialmente útil para afrontar problemas no demasiado bien definidos que suelen requerir soluciones disruptivas, como la creación de un mercado o una categoría.

    Resulta particularmente interesante su aplicación para los emprendedores en lo que se refiere a la innovación y creatividad necesaria para transformar una idea en productos y servicios demandados.

    El Design Thinking dedica gran parte de tiempo y esfuerzo a la definición del problema, como etapa clave para su resolución.

    Gestión vs. Dirección

    Una compañía se gestiona en el dia a dia, pero esto no asegura una posición competitiva en el futuro. Innumerables son los ejemplos de grandes empresas e imperios que han caído, unos tras otros, al no poder sostener su ventaja competitiva ni recrearse a las nuevas demandas y tecnologías.

    La innovación no puede ser llevada adelante con los mismos procesos que el Management. El Management consiste en la gestión y administración del negocio, teniendo en cuenta todo lo necesario para encauzar el día a día organizacional.

    La dirección es mucho más que eso, se trata de tener una visión a largo plazo para reposicionarse día a día con inteligencia, creatividad y pasión.

    Design Thinking como herramienta

    En este sentido, el Design Thinking tiene la característica de ser una herramienta pensada para dar pasos pequeños unos tras otros, de forma de dar con objetivos menos ambiciosos pero escalando progresivamente.

    En el contexto actual, donde el cambio se ha vuelto de alguna forma rápido y vertiginoso, requiriendo el esfuerzo de toda persona / organización para adaptarse rápidamente, el Design Thinking consiste en tomar un concepto propio de diseñadores y creativos para aplicarlo en el ámbito de los negocios. Es una innovación en procesos que puede marcar la diferencia en el largo plazo, si dejando espacio para la flexibilidad, se aplica metódica y regularmente.

    Es un cuerpo metodológico consistente y validado por la práctica, impulsado en la propia necesidad de las compañías de orientarse hacia estrategias competitivas basadas en la innovación

    ¿Cómo se aplica?

    La idea básica es investigar la empatía entre producto y usuario.

    Por lo general, se empieza con una investigación de campo puramente cualitativa, basándose en las características de ciertos patrones de comportamiento para detectar ventanas de oportunidad.

    El estudio explora fenómenos culturales a fin de captar el punto de vista y visión del mundo de los potenciales usuarios finales. Este conocimiento permite alcanzar una comprensión más profunda de la conducta de estas personas.

    Seis pasos son los indicados para desarrollar productos y servicios bajo esta modalidad:

    1. Empatía

    2. Definición

    3. Ideación

    4. Prototipado

    5. Testing

    6. Aprendizaje

    Además de …

    1. Estudiar al usuario y ver como interactúa con el entorno.

    2. Definir cuales son las normas principales de relacionamiento entre el usuario y el entorno

    3. Buscar libremente distintas concepciones para lograr una propuesta nueva y superadora de lo existente hasta ese momento.

    4. Hacer un prototipo de la solución, probarlo con los usuarios y el aprendizaje a ver s funciona o resulta necesario mejorarla.

    5. Testearlo las soluciones casi-definitivas con los usuarios.

    6. Seguir aprendiendo! Para seguir innovando progresivamente y de a pasos pequeños!

    En que se diferencia del Marketing

    Por un lado, el Marketing es una disciplina orientada al análisis, creación e implementación de estrategias para capturar y fidelizar mercados. Su objetivo final no es innovar, sino generar marca, dar a conocer productos, al fin y al cabo, vender más productos o servicios.

    El Design Thinking, en este sentido, es muy diferente. Su objetivo como metodología de desarrollo está orientada  a impulsar innovaciones en productos, servicios y negocios en general, y en crear mercados para ellos.

    Otra diferencia importante con respecto al marketing, es que pone el foco en el usuario y no el comprador como medio para la venta. Se enfoca entonces en el cliente como usuario y no como comprador.

    “Diferenciarse requiere mentes creativas, que se pongan en el lugar del cliente, escuchen muchas ideas antes de elegir una, y trabajen en equipo”