Instagram elimina cuentas falsas y sus usuarios más populares pierden seguidores

    Instagram elimina cuentas falsas y sus usuarios más populares pierden seguidores

    Instagram es una de las redes sociales que da mayor prestigio a los usuarios, y son muchos los que pelean por estar en el top ten de la popularidad. Pero la última reestructuración de la red de fotografía en la que se ha eliminado todo el spam ha revelado que algunos de los usuarios más populares no lo son tanto como se pensaban.

    Instagram ha eliminado numerosas cuentas falsas que eran seguidores de determinadas cuentas y celebrities como Justin Bieber, Kim Kardashian y Selena Gomez, han llegado a perder más de un millón de seguidores, según indica el fotógrafo y desarrollador web Zach Allia en una tabla hecha pública en el diario estadounidense The Wall Street Journal. Aún así, estos artistas continúan en la lista de los más populares, acumulando más de 18 millones de seguidores, aunque cada uno de ellos han perdido un 7,7% de sus fans en esta red social tras la limpieza, asegura Allia.

    Y es que es precisamente este el problema que tienen las redes sociales, que se debe de separar los usuarios reales de los generados por ordenador, que son los que han sido eliminados de Instagram. De hecho, este diario apunta que Twitter reveló hace poco que menos del 5% de sus usuarios activos mensuales son falsos o “bots”, como se llaman a estos usuarios “fantasma”, aunque la cifra podría ser superior, según determinados expertos.

    El fundador y CEO de Instagram Kevin Systrom no quiso hacer comentarios sobre el número de cuentas que han sido suprimidas pero argumentó que estos usuarios falsos se crean por “razones comerciales”, al menos en la mayoría de los casos.

    Instagram cuenta con 300 millones de usuarios activos al mes, lo que supondría que supera a Twitter en este campo, aunque todavía no se habían descontado las cuentas falsas o generadas por ordenador.

    Esta limpieza no es casual, sino que tiene un objetivo concreto, demostrar a los anunciantes y compañías que sus mediciones y estadísticas son exactas y que sus anuncios pueden llegar a ese público real al que quieren dirigirse.