La tecnología 3D y los avances en la odontología digital por @dentistaMAD

    La tecnología 3D y los avances en la odontología digital por @dentistaMADLa tecnología está cambiando el mundo desde hace décadas. Todo lo que existe en nuestro al rededor es tecnología y los avances en este campo son cada vez más impresionantes. Gracias al desarrollo de la impresión 3D toda la medicina está notando un gran cambio en todos los ámbitos y para gran satisfacción de los pacientes.

    Es posible diseñar tridimensionalmente desde piel, dedos o huesos gracias al uso de células madre.  Dentro de la odontología se pueden conseguir diferentes soluciones a medida de las necesidades del tratamiento.

    ¿Qué es la tecnología 3D?

    Las impresoras comunes utilizan tinta sobre papel para poder plasmar los datos que se le piden. Hace unos años no hubiéramos pensado que podríamos imprimir una pieza de decoración (como el de la imagen) y que saliera sólido sobre nuestra mesa. Ahora tenemos esta tecnología a nuestro alcance con los grandes avances que se van consiguiendo.

    Este tipo de impresoras son capaces de generar objetos reales en tres dimensiones  con la adición de materia durante el proceso de creación. El diseño se produce también en 3D y cuando se comienza a imprimir se utilizan materiales muy específicos para conseguir dar forma al objeto real, como es el nylon o metales, construyendo capa sobre capa.

    Seguro que te encantaría poder tener tu implante dental que se adecue a tu boca y se asemeje a tus dientes de una forma perfecta. Para la odontología digital esta tecnología se usa a la vez con la tecnología CAD, que suele ir unida a la tecnología CAM para conseguir unos resultados personalizados y únicos adaptados a la boca de cada persona.

    Odontología digital y tecnología avanzada.

    Para la creación de implantes, ya sean de una o varias piezas dentales, para los tratamientos de ortodoncia creando los brackets que serán colocados sobre los dientes, u otro tipo de tratamientos de odontología se usa la tecnología 3D y nuevas formas de realizar trabajos que disminuyan los costes y aumenten la calidad de cada pieza. El proceso pasa por unas etapas básicas necesarias:

    Realizar un escaneo intraoral o radiografía digital de la zona que necesita la pieza o tratamiento. Así se comprueba el estado bucodental de la persona y se obtienen detalles.

    Diseño asistido por ordenador. Cuando se tiene la imagen sacada del escáner de la dentadura, se comienza a trabajar por ordenador con las especificaciones y medidas detalladas de cada caso. Esto es denominado tecnología CAD (computer-aided design) que modela el dibujo de la pieza y le da el aspecto geométrico en 3D como puedes observar en la foto inferior.

    Impresión en 3D. Una vez que ya se tienen todos los datos y se ha conseguido un diseño personalizado y medido con todo detalle para que el diente o la pieza sea cien por cien compatible con el lugar en el que será colocado, se pasa a la impresión.

    Gracias a la unión de estas dos técnicas dentro de la tecnología para la profesión odontológica se ha avanzado mucho para poder dar solución a los problemas que surgen en los pacientes con carencia de hueso dental o problemas de rechazo de implantes, o responder a las necesidades que surgen como alta demanda de ortodoncia invisible o fabricación de carillas dentales.

    Aplicar estos avances permite que los gastos y el tiempo de producción se reduzcan sustancialmente, además se logran piezas diseñadas específicamente para el paciente, evitando posibles problemas de mala fijación, molestias o dolencias que se evitan al poder diseñar primero por ordenador con el escaneo de la boca e ir corrigiendo defectos de la pieza dental. Cuando se procede a colocar en la clínica dental el objeto sacado con tecnología 3D y el dentista detecta algún defecto, se manda de nuevo al laboratorio para que sea rediseñado y creado en un espacio de tiempo muy breve.

    Con el tiempo se irá avanzando cada vez más en este tipo de tecnologías, mejorando así la profesión médica sea cual sea la especialidad. Ya se trabaja con impresoras 3D y células madre para conseguir mejorar la calidad de vida de las personas, como fabricar órganos o alguna parte del cuerpo humano que el enfermo haya perdido o tenga dañado, lograr prótesis óseas con una compatibilidad absoluta con el cuerpo del paciente y además asegurando la integración con el organismo. Todas estas investigaciones en la ciencia abre muchas puertas en avances tecnológicos en todos los sentidos posibles y nuestra imaginación, poco a poco, comienza a tener forma en la realidad.