Los 5 secretos para ser un gran Jefe y un buen Líder

    Los 5 secretos para ser un gran JefeArtículo original de S. Chris Edmonds, Fundador y CEO delThe Purposeful Culture Group. Es autor o coautor de seis libros, incluyendo el best-seller “Leading at a Higher Level” (Liderando en un nivel superior) con Ken Blanchard.. En su tiempo libre, es un músico que trabaja con la banda de Jones & Raine en Denver, Colorado además de ser colaborador en Entrepreneur.com:

    Cuando piensas en tu mejor jefe, ¿Qué hizo para crear un ambiente de trabajo inspirador para ti? ¿Cómo  actúó para determinar tu gran rendimiento y compromiso cada día?

    Le he preguntado a miles de personas en mis programas de liderazgo y conferencias estas preguntas. Las respuestas que he escuchado son consistentes. Los grandes jefes hacen cinco cosas esenciales todos los días para generar inspiración en el lugar de trabajo y servir bien a sus empleados.

    Antes de compartir estos cinco secretos, permíteme plantear una pregunta diferente: ¿Tu Equipo, hoy en día, dice que eres el mejor jefe que haya tenido? La respuesta puede que no sea un rotundo “sí” de cada empleado.

    Los empresarios de hoy en día invierten una gran cantidad de tiempo y energía en sus empresas. Si eres como muchos propietarios de pequeñas empresas, pones un mayor pensamiento en tus productos y servicios que en la cultura de tu empresa. La cosa es que la cultura, la calidad de tu ambiente de trabajo y las relaciones que tienes con tus empleados, impulsan todo lo que sucede en su organización, bueno o malo.

    Los Grandes jefes se aseguran que el ambiente de trabajo de su empresa se basa en la confianza y en el respeto. Esos jefes de modelo basado en la confianza y en el respeto, y requieren que los miembros del equipo demuestran la confianza y el respeto en cada interacción, entre sí y con los clientes.

    Entonces, ¿Qué se necesita para ser un gran jefe? Tiene que ver con el crecimiento, las relaciones, la excelencia, la responsabilidad y el trabajo en equipo.

    1. Inspirar en crecimiento:

    Los grandes líderes ayudan a los empleados a desarrollar las habilidades necesarias y eliminan las anticuadas. Ellos ayudan a los empleados a probar nuevos enfoques que puedan aumentar la calidad y la eficiencia. Los grandes jefes sostienen a sus empleados con altos estándares de actuación y entrega. Se aseguran de que los empleados vean el negocio desde el punto de vista de sus clientes, de modo que un gran servicio es la norma.

    2. Rinden honor a las relaciones:

    Ellos saben que las relaciones positivas basadas en valores compartidos crean confianza y respeto. Entienden que sin la confianza y el respeto mutuos, la cooperación en el lugar de trabajo desaparece. Los grandes jefes exigen civismo como norma mínima para el tratamiento entre los compañeros y los clientes del lugar de trabajo, no importa qué. Crean “reglas” claras para asegurar un trato justo y amable de todo el mundo.

    3 .Inspiran la excelencia:

    Establecen altas normas de conducta y actuación para ellos mismos y para todos los empleados. Saben que su equipo y la organización han hecho promesas de rendimiento, para sí y para los clientes. Rozar o superar estos estándares altos significa que esas promesas se cumplen. Los grandes jefes celebran la consecución de éxitos y el esfuerzo, así como el logro de metas todos los días.

    4. Aseguran la rendición de cuentas:

    Los líderes de primer nivel saben que la gestión de las consecuencias es el camino para los equipos de alto desempeño. Ellos crean un ambiente de rendición de cuentas conjunta (el equipo cumple sus promesas) y la responsabilidad individual (cada individuo cumple con sus promesas). La gestión de las consecuencias significa la validación constante y rápida de esfuerzos alineados, así como la redirección de forma consistente e inmediata de los esfuerzos no alineados.

    5. Fomentan el trabajo en equipo:

    Entienden que el trabajo en equipo en colaboración mantiene la confianza y el respeto más que la interacción competitiva. Los grandes jefes crean incentivos no solo por la aportación individual, sino también para las contribuciones alineadas del equipo. Un mantra de “ganar como un equipo” ayuda a crear un ambiente de apoyo donde los miembros del equipo son impulsados a trabajar juntos para ofrecer los productos y servicios prometidos.

    Mediante la integración de algunas de estas prácticas en tus propios equipos de trabajo, puedes convertirte en un gran jefe para tus empleados,  mientras aumenta el rendimiento, el servicio y los beneficios.

    Fuente: http://www.entrepreneur.com/article/234964