Los Diseñadores al servicio de obsolescencia programada por @JuegaMenia

    Beatriz Gonzalez - Blogger en TodoStartups“¿Os imagináis un coche al que no se le pudieran cambiar las ruedas y que, cuando estas se gastasen, hubiera que enviarlo al desguace? Resultaría inaceptable. Sin embargo, algo similar ocurre con infinidad de equipos electrónicos y, curiosamente, los usuarios lo ven como algo normal”. PCACTUAL

    “Se denomina obsolescencia programada u obsolescencia planificada a la determinación, la planificación o programación del fin de la vida útil de un producto o servicio de modo que —tras un período de tiempo calculado de antemano por el fabricante o por la empresa de servicios durante la fase de diseño de dicho producto o servicio— éste se torne obsoleto, no funcional, inútil o inservible”. WIKIPEDIA

    En el momento que un usuario compra un ordenador, un coche o un electrodoméstico, ya pierde valor. En este momento, las grandes compañías están desarrollando otro mejor. El problema es que poco a poco se dejaran de fabricar  piezas de repuesto para tu lavadora, software compatible con tu ordenador.

    Por lo que te verás obligado a comprarte otro. En el caso de dispositivos electrónicos de última generación y su software, la situación es más alarmante ya que los tiempos de obsolescencia son más cortos. Grandes compañías han sido multadas por no disponer de recambios. Por citar un ejemplo:

    La batería de los primeros iPods estaba calculada para tener una vida aproximada de 8 y 12 meses, tras lo cual Apple recomendaba cambiar el aparato por uno más nuevo. Tras llegar el asunto a los tribunales, la empresa de la manzana solucionó el caso con los demandantes, comprometiéndose a asegurar dos años de vida/garantía en sus iPods y estableciendo un departamento de recambios para aquellos modelos que no ofrecían posibilidad de cambio de batería.

    La razón de que no se fabrique software y equipos mas duraderos en el tiempo no es el progreso (como algunos defienden), ya que se podría perfectamente fabricar software compatible con lo nuevo y con lo antiguo, pero eso no interesa a las compañías.

    Lo que le interesa es venderte otro aparato dentro de un año y así ganar dinero continuamente. Las empresas, por más avances que implementen se rigen dentro del sistema socio-económico del consumismo: “Lanzar la versión 8 del sistema operativo x, cuando ya se está desarrollando la versión 9”.

    ¿Acaso los avances tecnológicos no ayudan a que los productos duren cada vez más? Comprar, tirar y comprar, parece ser el ciclo de todos los productos que adquirimos.

    Aquellos que defienden que se han de comprar electrodomésticos nuevos cada año porque consumen menos y ahorran energía, no se dan cuenta de que si todo el mundo hiciera esto, los residuos que se generarían por desechar electrodomésticos cada año serían mayores y estarían perjudicando el medioambiente de igual o de peor manera.

    Ejemplo práctico:

    Yo fabrico fundas para asientos de coche. Resulta que, estudiando mi mercado, un 70% usa coches cuyas fundas miden 3×3, pero son coches antiguos. Las fundas de los nuevos coches que acaban de salir en el mercado (30%) miden 4×4.

    ¿Qué debo hacer? ¿Fabricar sólo para ese 30% para ir a favor del progreso? ¿Obligar al 70% de consumidores a comprarse un coche nuevo alegando que estos coches tienen un mejor diseño, mejor consumo, etc.?

    Un fabricante real de fundas de coche te diría: “Yo fabrico fundas de 4×4 para el 30% de mi mercado, pero además también fabrico fundas de 3×3 para el 70% de mi mercado”. “Así consigo vender mis productos a todo el mundo”. “Cuando la gente vaya adquiriendo coches nuevos con el paso de los años me iré adaptando a los modelos de coche existentes en cada momento”.

    Otra cosa distinta son los propios fabricantes de coches que fabricarán coches nuevos con repuestos no compatibles con los antiguos para obligarte a comprar otro coche o pagar una factura desorbitada por la reparación del tuyo.

    Pues con el diseño pasa lo mismo:

    Cuantas veces has oído o leído que diseñar con las últimas propiedades y funciones de HTML5 para los últimos modelos de navegadores y dispositivos móviles es el futuro y no hacerlo es impedir el progreso. La realidad es que se puede diseñar para todos los sistemas y navegadores simplemente evitando algunas de las nuevas propiedades de HTML5 por el momento (y digo algunas, porque hay otras que da igual que las uses, ya que aunque no funcionen en algunos navegadores, tampoco te interfieren en el funcionamiento general de la página).

    A un comerciante le da igual el tipo de programación siempre y cuando sea eficiente, eficaz, con diseño atractivo y funcional, perdurable en el tiempo y accesible desde la mayoría de navegadores. ¿Qué pensaría un cliente cuando le ofreces una “superweb” moderna y avanzada y cuando llega a su casa, resulta que tiene un navegador antiguo y no ve la mitad de las cosas?

    Probablemente te llamaría pidiendo explicaciones. Los que defienden diseñar exclusivamente para los últimos modelos de dispositivos y con lo último en programación son personas  que diseñan para si mismos o bien al servicio de una empresa tecnológica que necesita fecha de caducidad para sus productos. No se trata de quedarse enclavado en el pasado sino de ir implementando y usando las nuevas funciones de HTML5 (u de otras tecnologías) en la medida en que éstas vayan siendo asimiladas por todos o al menos la gran mayoría de nuestro publico objetivo.

    El progreso no está reñido con el diseño y la programación. Se puede diseñar y programar para las últimas tecnologías, pero a su vez, adaptar tu programación y diseño a las tecnologías existentes en el mercado, o por lo menos a las existentes en tu mercado objetivo.