Los préstamos bancarios para conseguir financiación, todo un clásico por @PrestamoRapidos

    Los préstamos bancarios para conseguir financiación, todo un clásico por @PrestamoRapidosSi miramos atrás al mercado financiero y lo comparamos con el actual , podemos decir que hay una serie de productos financieros los cuales por muchos ya son vistos como un “clásico” del sector. Así como pasaría en muchos otros sectores como del de la música, con el vinilo, los cd…los cuales fueron quedándose anticuados al aparecer nuevas formas de distribución en el mercado lo mismo está pasando en el sector financiero.

    Y en el mercado financiero actual muchos de los “clásicos” provienen principalmente del sector bancario.

    Si te pones a pensar en qué tipo de préstamo antes se comercializaba en cualquier entidad y ahora en cambio es muy difícil encontrarlos ¿en cuales pensáis?

    Seguramente si eres empresario o has sido autónomo alguna vez, los relacionados con la financiación empresarial…

    ¿Te suenan las líneas de descuento o las pólizas de crédito?

    Cuando hablamos de clásicos no queremos decir que ya no existan en la actualidad, sino que por muchos cuando se oye hablar de este producto financiero ya lo ve directamente como un producto del pasado y no del presente, ¿por qué?

    Ahora, cuando se escucha hablar de financiación empresarial muchos lo primero que se les pasa por la cabeza es el crowfounding, la financiación entre particulares, los préstamos personales…pero a casi ninguno se le pasaría la opción de la línea de descuento o la póliza de crédito. No hay más que hablar con empresarios con años de experiencia detrás suyo para comprobar cómo ya ni siquiera consideran este préstamo como opción, pues dan por hecho de que no se puede conseguir.

    Esto es debido a la poca intención que tienen los bancos y financieras de España desde hace años de utilizar estas operaciones financieras. Por ejemplo en las líneas de descuento los bancos suelen aceptar solo el papel de las grandes empresas, papel comercial en donde la empresa que emite el papel es pyme o incluso autónomo suele ser rechazada.

    Antes esto no era así, se daba un margen, cosa que en la actualidad es difícil que ocurra.