No estamos entrenados para Innovar, sólo para administrar por @Carlos_Villena

    Rate this post

    Carlos Villena - Blogger en TodoStartupsLa mayoría de las personas no están entrenadas para inventar e innovar, están entrenados para administrar.

    La oportunidad está definida por una necesidad que no ha sido atendida  por el mercado. Una oportunidad tiene el siguiente proceso: 1. Detección 2. Exploración 3. Prueba. 4. Inversión y al final queda la como 5to punto la administración.

    Los dueños de negocios generalmente están en las primeras cuatro y dejan en las manos de administradores la numero cinco.

    El mundo de los negocios está repleto de personas calificadas para administrar y es normal pasamos años estudiando en la universidad y escuelas de posgrados como ser un buen  Gerente (administrador).

    Al estar a cargo de una empresa los administradores se aplican a hacer lo que su entrenamiento de anos y costoso les enseno: bajar costos, incrementar eficiencia y cuidar la operación, y la mejor manera de administrar algo es a través de la estandarizacion, estableciendo rutinas, procesos.

    Los administradores están atrapados en la filosofía de mantener lo que ya está, de hacerlo lo más rentable posible.  Su fórmula para crecer es  enfocarse en replicar y multiplicar el modelo de negocio actual que ya está probado.

    Y no está para nada mal; la administración eficiente y la expansión  requiere de cierto talento y no es cosa para nada sencillo, el gran problema es que cuando este talento se enfoca a esto, entonces ya nadie inventa nada. Cuando se pierde la capacidad de imaginación no puede haber innovación y menos estrategia. Es que este proceso de innovación no tiene recompensa a corto plazo, al contrario interfiere en la operación.

    Como digo siempre lo urgente le gana a lo importante.  Nos escudamos en la típica excusa de que no hay tiempo para pensar o innovar y menos para explorar nuevas oportunidades. Pero como todo nada es absoluto, cuando el modelo de negocio se empieza agotar, las  ventas bajan, ahí empiezan a presionar a los directivos a que inventen algo, pero no pueden.

    No están entrenados para inventar, están entrenados para administrar. La imaginación la tienen en OFF, la capacidad de encontrar nuevos rumbos les parece incomprensible y hasta un pecado capital. Y como es de esperarse recurren a  lo mismo de siempre, las famosas soluciones que no solucionan nada: auditorias, bajas de costos, extrapolaciones, mas presión al departamento de ventas, presentaciones estériles en Power Point con el  maldito  y anticuado FODA que hasta risa da.

    Ante la frustración y la caída se ponen hacer con más fuerza lo mismo de siempre. Se lanzan iniciativas como locos, se recortan gastos, se presiona a todo el mundo, molestan con las ¨nuevas políticas¨ de personal y acaba por reforzarse el círculo vicioso. Para sentirse menos culpables, mandan hacer investigaciones de mercado que guardan en el  archivador.  La empresa se desgasta, se hace necia al cambio. Los subordinados saben que los directores no descubren el problema; a los jefes se les puede engañar pero nunca a los empleados.

    Es que moverse de la cifra dura a la cifra suave confunde y marea a los directivos, pensar en abstracto, en lugar de lo físico, los marea completamente; hablar de oportunidad en vez de utilidad neta los incomada.

    Apasionado por el riesgo y los desafíos, transformador de ideas en realidad. Fundador de la cadena WaffleArt en Ecuador. Fundador de Lowcostrip.com Coach Ejecutivo.