Nuevas comisiones de pago con tarjeta: Ganadores, perdedores y consecuencias por @DavidPombar

    Nuevas comisiones de pago con tarjeta: Ganadores, perdedores y consecuencias por @DavidPombarTras un culebrón digno de fichaje futbolístico veraniego, el Consejo de Ministros aprobó el pasado 4 de julio una rebaja sustancial en las comisiones de pago con tarjeta aplicables a partir del 1 de septiembre. En concreto, lo hizo regulando la comisión máxima de uno de los costes incluidos en estas comisiones: las tasas de intercambio.

    Las tasas de intercambio bajarán el 1 de septiembre del 0,74% en operaciones con tarjetas de crédito y 0,32 € en débito (coste en media actualmente), a lo siguiente:

    1. Tarjetas de crédito: 0,2% en operaciones de menos de 20 €, y 0,3% en las de mayor cuantía.
    2. Operaciones con tarjetas de débito: 0,1% en operaciones de menos de 20 €, y 0,2% con un máximo de 0,07 € en las de mayor cuantía.

    Del 0,74% a 0,2%-0,3% y de 0,32 € al 0,07 €… Alguien va a sufrir una reducción sustancial de sus ingresos! ¿Quién será? Para identificarlo, ¿qué son las tasas de intercambio? Es lo que paga la empresa que gestiona el terminal punto de venta (TPV, tanto el físico, conocido popularmente como “datáfono”, como el virtual para e-commerce) al emisor de la tarjeta.

    Vista la definición, si el que cobra la tasa de intercambio es el emisor de la tarjeta, resulta evidente que los emisores de tarjetas serán los primeros perjudicados. De hecho, algunos como Banco Popular se han apresurado a vender parte de su negocio de emisión de tarjetas, en un caso que podría convertirse en tendencia.

    Pero la medida no afecta a todas las tarjetas, sólo a aquellas del sistema llamado cuatripartito, donde se enmarcan VISA y Mastercard. Por tanto, dado que VISA y Mastercard cobran comisiones por uso de la marca y servicios de uso de la red a los bancos emisores de tarjetas, también ellas sufrirán una merma de ingresos.

    ¿Los beneficiados? En primer lugar, las empresas de servicios de pago que gestionen TPVs pero no emitan tarjetas. En segundo lugar, el comerciante, ya sea tienda física o tienda on-line, quien verá reducida sus comisiones en cobros con tarjetas. Y, por último, en un mundo ideal, los clientes o usuarios de tarjetas también deberían ahorrarse dinero, ya que parte de la reducción del coste de cobrar con tarjeta se trasladaría al precio de los productos.

    Sin embargo, en SetPay dudamos que los clientes finales acaben pagando menos. En realidad, muy probablemente los bancos emisores de tarjetas incrementen el coste de disfrutar de una tarjeta para compensar parcialmente su pérdida de ingresos.

    Con todo, el gran beneficio es que el mercado de servicios de pago ligado a tarjetas ganará en transparencia y competencia, al ser más conocidos los costes del sistema y reducirse el diferencial de coste de intercambio asumido por grandes bancos y restantes proveedores de servicios de pago.