Los personajes del packaging, deben mirar a los ojos

Los personajes del packaging, deben mirar a los ojos

Las empresas que tienen el supermercado y las grandes superficies como canal de venta habitual, sabrán que no es sencillo poder introducir las referencias de sus productos. Lo normal, es que de toda su gama, solamente consigan introducir en los lineales un 30-40% de la misma. Así que conseguir estar en el lineal de estos centros, puede considerarse un éxito en si mismo. Es ya una garantía de que, al menos, nos puedan ver.

A partir de aquí, entramos en una nueva dimensión. Destacar. Estar en un punto mejor del lineal, una cabeza de góndola, en la zona de cajas registradoras, etc… pero esto, ya está al alcance de las grandes marcas.

Si conseguimos estar en el lineal, en la zona de la vista, ya estaremos mas cerca de que nuestro cliente nos vaya a comprar. Y aquí ya estamos hablando de luchar unos pocos. Sólo unas pocas referencias están al alcance de nuestro comprador. Y es aquí donde el diseño del packaging cobra mayor importancia.

Un estudio de la Universidad de Cornell Food and Brand Lab descubrió que cuando los personajes que hay en el packaging de un paquete, en este caso el estudio se hizo con una caja de cereales, están en condiciones de hacer contacto visual con el cliente, la relación entre la marca y el cliente de la marca aumenta significativamente. Esto es, mejora la percepción del cliente con respecto al producto.

En el experimento, los participantes se les mostró una caja de cereales en la que había un conejo en forma de dibujo animado. Este conejo se mostraba en dos formatos. Una en contacto visual directamente al cliente, y otra mirando hacia abajo. A estos clientes se les pidió que calificaran sus sentimientos de confianza y conexión, y el resultado fue espectacular: la confianza de la marca aumentó un 16 por ciento y el sentimiento de conexión con la marca mejoró en un 10 por ciento más, cuando el Conejo hacía contacto visual. Los participantes también señalaron que les gustaba más esa marca, en comparación con otros cereales en los casos en los que el Conejo hacia contacto visual.

El estudio de Cornell también reveló que las grandes superficies están aprovechando estos resultados, mayor probabilidad de compra cuando están haciendo contacto visual, a través de colocar los cereales en el nivel ideal para conectar con sus clientes: 58 cm de alto para los cereales destinados a los niños, en comparación con 122 cm para los destinados a los adultos. Y no solo esto, sino que el ángulo medio de la mirada de los niños es hacia abajo, en un ángulo de 9,6 grados, lo que permite aumentar el contacto visual accidental con este grupo, mientras que las cajas de cereales de los adultos están puesta de tal manera que las personas busquen en línea recta.

El contacto con los ojos puede que no sea la única forma de conseguir que los clientes escojan nuestros productos, pero sin duda, pero es sin duda es un empojoncito más hacia la venta.