¿Qué es el efecto Proust? #MarketingOlfativo por @Tbarredoal

    Tania Barredo - Blogger en TodoStartupsEn la calle, una persona se ha cruzado en tu camino y su aroma te hace revivir intensamente tu primer amor, por tu ventana entra un aroma a pollo guisado, un olor que irremediablemente te transporta años atrás cuando disfrutabas del plato estrella de tu madre… ¿Conoces esta sensación? Esta capacidad evocadora de los aromas es denominada como “efecto Proust” y seguro que la has vivido más de una vez.

    Marcel Proust fue un prestigioso escritor francés que a principios del siglo XX publicó una novela que pasa de la descripción mundana de la sociedad contemporánea a la completa exploración de la mente humana.

    “En busca del tiempo perdido” ostenta un conocido pasaje (Por el camino de Swann) en el que Proust muestra una realidad que sólo tiene sentido a través de la experiencia sensorial. El autor nos cuenta cómo el aroma de una magdalena mojada en té le hace viajar en el tiempo, le transporta a su infancia de forma inmediata, sin desearlo ni buscarlo. El “efecto Proust” es un homenaje a este momento del autor, el instante en el que sus recuerdos del pasado afloran de golpe al sentir un aroma.

    Marketing olfativo y el efecto Proust

    El marketing olfativo aprovecha el llamado efecto Proust para vincular la marca con sus consumidores. Los pilares de este nuevo marketing de los sentidos se basan en que los aromas consiguen evocar recuerdos más minuciosos que los impactos en cualquier otro sentido.

    De esta manera, los recuerdos que emanan de los aromas surgen de manera involuntaria, lo que nos permite revivir experiencias y recuerdos que tenemos almacenados en nuestra memoria asociados a un determinado olor. Pero lo que hace tremendamente eficaz esta técnica de marketing es que los aromas no están vinculados a acontecimientos o lugares sino a emociones, a los sentimientos que experimentamos en el pasado a percibir un determinado aroma.

    Las marcas más vanguardistas llevan años poniendo en práctica este tipo comunicación dirigida exclusivamente a los sentidos, asociando sensaciones positivas como limpieza, bienestar, relax…¡incluso apetito! a través de los aromas que emanan sus establecimientos. Los objetivos de la estrategia de marketing olfativo son que los clientes pasen más tiempo en el espacio comercial (lo que se traducirá en más ventas), estimular el consumo de sus productos o servicios, y a su vez, vincular su marca con una sensación positiva de manera inconsciente.

    Los avances en nuevas tecnologías y estudios de marketing nos han llevado a esta nueva tendencia que consiste en seducir a través de los aromas, construyendo una imagen de marca sólo perceptible en la mente de los propios consumidores pero no es tan sencillo como parece. No sólo consiste en que tu tienda huela bien o tu pastelería emane un aroma continuo a horneada recién hecha, es importante que los aromas sea elaborados por profesionales. En España proliferan los empresas de marketing olfativo dónde determinan cómo adaptar un aroma a la personalidad de tu marca, a la de tus potenciales clientes y lo más importante, que el olor represente los valores que quieres transmitir.

    El olfato es el sentido más poderoso, si un aroma es capaz de hacernos viajar 20 años atrás y recordar nuestro primer beso ¿Es capaz también de persuadirnos para que compremos lo que olemos?