¿Qué esperas?…Para lanzar tu plan de seguimiento y control por @JoserPaz

    José R Paz - Blogger en TodoStartupsComo todo proceso que requiere del concurso de un equipo de trabajo multidisciplinario y el uso de recursos humanos, financieros y relacionales, las iniciativas de emprendimiento son susceptibles de mejoras cuando se introducen -y se usan adecuadamente- métricas accionables.

    Innovar y emprender son iniciativas complejas y su progreso tiene que ser evaluado de manera objetiva y racional. Cada modalidad de emprendimiento genera sus propias necesidades de control y seguimiento:

    Una iniciativa de carácter social, sin fines de lucro, debe incorporar elementos de medición cualitativos sobre el servicio que prestará a sus usuarios. En este caso, independientemente de las fuentes de ingresos que contemple, su validación pasa por un modelo de negocio que haga que la propuesta sea sostenible.

    En estos casos, a las encuestas de carácter cualitativo -sobre la calidad del servicio prestado- se une la necesidad de identificar  y hacer seguimiento a oportunidades de ingresos, que pueden originarse en: planes de responsabilidad social empresarial, donaciones de entes gubernamentales, o las nuevas fuentes de financiamiento conocidas como “Crowfunding”.

    Los emprendimientos de comerciales, en particular: los de alto contenido tecnológico, pasan por tres etapas críticas durante su desarrollo:

    1. Definición de la hipótesis de negocio. El triángulo: problema-solución-cliente

    2. Validación de la propuesta de valor.  En el eje: producto-mercado

    3. Escalamiento: una vez validado el modelo de negocio

    En cada una de ellas es necesario definir variables cuantitativas que reflejen la conducta del cliente: y sus preferencias. Cada una de las etapas antes mencionadas requiere del diseño de experimentos de validación de la hipótesis comercial y -a lo largo de la iniciativa- es fácil caer en distracciones o en demoras para decidir: si perseverar o pivotar a una solución alterna.

    Para acelerar adecuadamente tu iniciativa debes incorporar hitos de revisión de los resultados obtenidos al final de cada etapa. Es en estos momentos, cuando reflexionas sobre la conveniencia de pivotar o continuar con el desarrollo actual.

    Los hitos a alcanzar en cada etapa constituyen las piedras angulares de tu plan de trabajo a 30, 60 y 90 días: sobre este camino crítico debes transitar para acortar los ciclos de lanzamiento de tu producto o servicio.