Renovarse o morir en el diseño web

    Renovarse o morir en el diseño web

    En los últimos años, hemos ido escuchando que el papel está muriendo, tanto para periódicos, libros u otras publicaciones. Las pérdidas que les ocasionan la costosa producción de sus materiales físicos les ha hecho que se pasen al formato digital, buscando nuevas formas de rentabilizar sus economías, tanto en publicidad como en creación de nuevos contenidos para conseguir volver a ser productivos.

    Sin embargo, el formato web tradicional también se está agotando poco a poco. Los usuarios están cansados de que les presenten un formato de web consistente en un par de imágenes y un texto largo, ya que se cansan de leer antes de llegar al final. A pesar de haber avanzado mucho en los últimos años en la modificación de la redacción web con respecto a la composición tradicional, adaptándola a las nuevas necesidades. Los consumidores piden algo mejor, por lo que muchos apuestan por darle una vuelta más al diseño de sus webs.

    Imagen, imagen, imagen

    En pleno siglo XXI, la imagen ha alcanzado un grado superior de importancia. Ilustraciones, dibujos y fotografías nos rodean durante todo el día y nos trasladan una idea en un solo vistazo, algo esencial en el tiempo en el que vivimos, donde recibimos una cantidad ingente de información y la rapidez en su procesamiento es vital. De esta manera, las empresas han optado por apostar por un diseño web en el que prime lo visual, pasando el texto a un segundo plano.

    Esto hace un par de años podía parecer un problema, ya que la sobrecarga de imágenes en un sitio web provocaba que esta pesara más, por lo que tardaba más en cargar, y esto en determinadas situaciones era un verdadero problema, como en los dispositivos móviles. No obstante, programadores y diseñadores se pusieron manos a la obra para solucionar este obstáculo, creando el formato SVG, con el que permiten disminuir el tamaño de la imagen sin que ésta se viese afectada a la hora de reducirla o ampliarla.

    Otro de los formatos más usados en las webs últimamente es el GIF. Se trata de una imagen en movimiento que entra en bucle constante, que permite darle actividad y dinamismo a la página, sin que sea necesario introducir un video que cargue aún más la web, además de que permite una mayor interacción con el usuario sin que este tenga intervenir en la misma.

    La evolución del SEO

    El SEO es una figura cada vez más habitual en las redacciones y oficinas de cualquier empresa, ya que ayudan a posicionar bien esta página con respecto a la competencia dentro de los motores de búsqueda, principalmente Google. Como consecuencia de esto, las páginas se equiparan cada vez más, debido que se usan patrones similares a la hora de clasificar la web. Por eso, Google apuesta cada vez más por la diferenciación, valorando mucho el diseño web a través de la riqueza de contenidos, la vinculación con diferentes páginas que permitan redirigir a la propia y la actualización cada poco tiempo.

    Adaptar a formatos móviles

    De la misma manera, la adaptación de las webs a formatos móviles es algo que está a la orden del día. El porcentaje de usuarios en soportes de sobremesa cae cada vez más en contraposición a los smarphones y tablets, que ganan día a día más adeptos. Esto no es algo nuevo, por lo que las webs no solo han preparado un diseño especial, sino que también destinan contenidos exclusivos para estos dispositivos, de manera que se diferencie rápidamente de la competencia.

    Por lo tanto, en la carrera constante por la que las empresas luchan contra sus contrincantes por ser la primera en adaptarse a las nuevas tendencias, el diseño web es la etapa más cercana. Si una marca deja bien definida su estrategia a la hora de definirse en internet en cuanto a su imagen, pueden tener por seguro que los clientes sabrán reconocerlo.