Trabaja tu Marca: Es la Imagen de tu Empresa

    TodoStartups_GeneralAl acercarnos al final de 2013, muchas empresas van a hacer lo que hicieron hace 12 meses antes: Reflexionar sobre su marca con el propósito de actualizarla. Pero en lugar de hacer hincapié en cómo los demás fuera de tu organización perciben tu marca, deberías centrarte en cómo los propietarios, gerentes y empleados ven la relevancia de la marca. Son ellos los que deben encarnarla y representarla antes de que nadie más lo haga.

    Dicho de otra forma. Deja de hacer resoluciones sobre tu marca como algo parecido a un producto o conjunto de características de un servicio.

    Tu marca es tan complejo como tú y tu organización. Está cambiando, de mal humor, divertida, triste, inteligente y, a veces , hasta tonta. En otras ocasiones, se trata de una entidad humanizada que debe ser lo más genuino en sus promesas y valores como las personas que trabajan para la compañía.

    Dedicarte a tu marca es un ejercicio vital, ejercicio que dará mejores resultados para tu empresa en términos de incremento de productividad y de oportunidades de negocio. Mientras que la formación de una marca creíble puede hacerse de varias maneras, aquí hay cuatro cosas importantes a tener en cuenta al hacerlo, independientemente del proceso que estás emprendiendo:

    Públicamente hay que estar de acuerdo con tus valores corporativos.

    Marcas significativas se basan en ciertos principios inquebrantables por el cual una empresa opera. Ellos trascienden del producto o líneas de servicio y sirven como directrices vinculantes en cuanto a cómo tú vas a cuidar de tus clientes y miembros del equipo. Las empresas sin duda cambian su oferta durante su vida, pero sus principios no deberían hacerlo.

    Igualmente es frecuente el hecho de que muchas empresas no tienen estos valores anotados en ningún lugar. A menudo se implican o expresan a través de sus operaciones del día a día, pero eso es todo. Si no tienes estos principios declarados públicamente, hazlo al mismo tiempo asegurándote de que todo tu equipo está a bordo con ellos.

    No hay que confundir tu identidad con tu marca.

    Un nuevo logo o un folleto brillante es sólo un pequeño aspecto de tu marca. También tiene una voz, un mensaje, una personalidad y mucho más. Recuerda que tu marca es su “todo”, desde la forma en que te comunicas interna y externamente, hasta como va tu negocio, incluso cuando nadie está mirando.
    Revisa tu web y garantías.

    Comprueba que tu marca se transmite adecuadamente en tus materiales de marketing. ¿Hay elementos en su promesa que faltan en tu sitio web, en un folleto, propiedades de los medios sociales y en otros lugares? ¿Transmite claramente la propuesta de valor a sus audiencias previstas? En otras palabras – ¿Estás haciendo uso de tu marca en todo su potencial?

    Crea una arquitectura de marca.

    No importa cómo de pequeña sea tu organización, es increíble la cantidad de productos y servicios que una empresa puede tener. Crear una jerarquía de marca – priorizando cuáles tienen prioridad sobre los demás – ayudará a las empresas a identificar dónde repartir los recursos de marketing para su apoyo. Esto no debe ser sólo un ejercicio de marketing, sino también un ejercicio operaciones. Este ejercicio es una oportunidad perfecta para crear una estrategia de cómo comercializar cada servicio de manera eficaz.

    Te darás cuenta de que no hay nada aquí que discuta las campañas de promoción o la creación de campañas líderes. Eso sin duda vendrá después, pero esos planes por sí mismos no aumentarán el valor de marca de una empresa. Tan pronto como te des cuenta de qué tu marca eres tú, estarás en camino a un mayor éxito. Una vez hecho ésto, los programas de marketing de éxito que se desarrollen generarán un mayor éxito. Ésto se debe a que la empresa puede vivir realmente de la promesa de la marca.

    Fuente: http://www.entrepreneur.com/article/230468