Y tú, …¿Qué harás para cumplir tu sueño? por @JoseRuizPardo

    Éxito Emprendedor, Emprendedores, motivación, StartupsSe cumplen cincuenta años de uno de los discursos más famosos de la historia. El que pronunció el 28 de agosto de 1963, Martin Luther King en las escalinatas del monumento a Lincoln.

    El discurso se titulaba “Tengo un sueño” (I have a dream). Nada más leer el título me vinieron a la cabeza imágenes de muchas personas que conozco que tienen un sueño. Hay quien sueña que le toque la lotería. Quien sueña con viajar y viajar. Todo el mundo sueña. Soñar es bueno y es gratis.

    Hay sueños imposibles, sueños eternos, románticos, idílicos, extraños, buenos… Sueños con música, sueños que parecen reales, … sueños que siempre serán sueños y sueños que pueden hacerse realidad.

    Hay quien tiene sueños y no los cumple porque tiene miedo a descubrir que son imposibles. Prefieren seguir soñando, por eso de que los sueños, sueños son.

    Hay quien es un gran dibujante en la intimidad, le encantaría vivir de sus creaciones, pero… ¿y si cuando lo intente descubre que no puede? Que es imposible vivir de su sueño, qué horror ¿no? Con qué va a soñar ahora. Entonces, el sueño nunca deja de serlo y el talento se convierte en eterno hobby.

    Pero también hay quien piensa que es mucho mejor vivir un sueño que soñarlo. Hay quienes creen que si en el camino descubren que ese sueño tiene que seguir siendo sueño, no es que no pase nada. Es que ahora, de verdad saben que era un sueño imposible. Y justo quienes piensan así, son los que descubren que como los sueños sueños son, los imaginamos un poco diferentes a la vida. Y no es que no sea posible cumplirlos, es que hemos soñado con el sueño, no con el camino para hacerlo realidad.

    Hay quien cuando despierta preferiría seguir soñando. Y quien cuando despierta no se duerme e intenta hacer realidad sus sueños. Por eso hay soñadores eternos y eternos soñadores. Hay quienes sueñan eternamente el mismo sueño que no cumplen… y quien eternamente sueña, porque cuando cumple un sueño, ya tiene otro para hacerlo realidad.

    Hay quien solo es feliz dormido y quien lo es despierto. Porque si los sueños son la puerta de un mundo más feliz, ¿por qué ser feliz solo dormido si uno puede vivir un sueño despierto?

    ¿Y tú? ¿quieres ser feliz? Pues despierta y haz realidad tus sueños. Tus felices sueños.