El libro para persuadir y transformar nuestra forma de comunicar

Portada del libro de Javier Luxor.

“Las palabras y su estructura, en ocasiones, son más importantes incluso que el mensaje del que forman parte”. Una de las ideas centrales del libro que ha presentado recientemente el mentalista corporativo Javier Luxor y que nos alerta de su capacidad de transformar nuestro modo de comunicar y persuadir. Diferentes técnicas que nos ayudarán a mejorar en nuestra vida profesional y personal a través de cómo exponemos, vendemos y dialogamos con los demás.

En ‘El pequeño libro de la influencia y la persuasión’ se presentan diferentes situaciones en las que es posible utilizar palabras con las que “inducir, mover u obligar a alguien con razones a creer o hacer algo”. Así define la RAE la persuasión, tema central de esta guía para “manipular” e “influir” pero sin parecer el clásico vendedor, que según Luxor percibimos como alguien “interesado y egoísta” que únicamente busca “su beneficio personal”.

A través de ese equilibrio que ya Aristóteles planteó que debe existir entre el Ethos (ética), el Pathos (emociones) y el Logos (palabras) de todo discurso para que éste sea persuasivo, el libro señala cómo mezclar palabras, percepción y emociones “sin miedo a convertirnos en personas manipuladoras a ojos de los demás”.

Javier Luxor, autor del libro.

Contar una historia emotiva para activar en la persona que se pretende persuadir los valores que aquella representa; plantear ofertas prefijadas (precios) para anclar una negociación más satisfactoria; halagar al interlocutor o hacer pequeños favores para activar el principio de reciprocidad en el persuadido, son algunas de las estrategias para persuadir y llevar a la otra persona por donde buscamos.

Se trata de técnicas que el propio autor, reconocido mentalista dentro y fuera de España, afirma emplear en contextos que podrían inducir a pensar que se trata de manipulación, pero en las que busca ser honesto, natural y sobre todo perseguir un ‘win-win’ con el interlocutor. Situaciones científicamente evaluadas que reflejan “cómo nos engaña la mente y cómo podemos utilizar ese conocimiento para tomar las riendas de nuestra propia vida” a través del lenguaje persuasivo.

El objetivo es que tengamos presente que la realidad es una interpretación que cada uno hace de la información que recibimos del exterior. “Continuamente y de forma inconsciente realizamos interpretaciones de la realidad” como si tuviéramos “un prisma o lente que modifica la información” del exterior para ofrecernos una versión de ella, señala Luxor. “Conocer cómo funcionan esas lentes permite emplear tácticas psicológicas que faciliten diseñar una realidad para los demás”.