‘Lanaterapia’, el nuevo yoga que ‘teje’ contra el estrés

Según una encuesta realizada por la empresa We are knitters, tienda online de kits para tejer, cerca de 50% de sus más de 2.000 clientes afirma realizar ‘lanaterapia’ como actividad para combatir el estrés. Esta tendencia en alza, que incluso se define como “el nuevo yoga”, hace posicionarse a la marca como referencia en terapias de relajación.

Tejer ha dejado de ser una moda para convertirse en un estilo de vida asociado a la filosofía slowlife que apuesta por un mayor control del tiempo en un mundo dominado por la rapidez, lo tecnológico y lo impersonal, además de demostrar unos beneficios claros para la salud, según un comunicado.

“Alrededor de un 40% de la población sufre de ansiedad y, por eso, desde We Are Knitters, queremos promover la ‘lanaterapia’ como la mejor actividad para combatirla”, ha afirmado Pepita Marín, cofundadora de la entidad. Para Marín, la encuesta realizada entre todos sus clientes evidencia “la necesidad de la existencia de terapias alternativas como tejer que ayuda a desarrollar la paciencia, mejora la concentración, así como la coordinación y la motricidad y estimula la creatividad”.

La encuesta refleja que un 60% de los clientes de We Are Knitters teje de forma habitual más de tres días a la semana, considerándolo como una actividad para sentirse realizado, mientras que más de un 60% de los que comenzaron por iniciativa propia lo hizo gracias a video tutoriales de youtube, una técnica por la que apuesta la propia marca.

Para Alberto Bravo, cofundador y director creativo de la startup madrileña, el objetivo de esta propuesta llega para “transformar el arte de tejer en algo moderno adaptado a todo tipo de públicos”.

Y es que una gran parte de los encuestados afirma que comenzó a realizar este ejercicio en edad infantil, aunque la mayoría lo hizo ya en edad adulta, bien por iniciativa propia o gracias a algún familiar. La actividad crece a nivel internacional, donde un 30% de sus ventas proceden de consumidores estadounidenses, siendo el Estados Unidos el primer mercado en cuanto a ventas para la marca.

We are Knitters prevé cerrar el año de facturación superando los diez millones de euros, tres millones más que en el anterior ejercicio, y con más de 150.000 pedidos anuales.