2018: un año de “consolidación” y “recuperación” para los autónomos

 

El 2017 ha sido un año con “muchas luces y algunas sombras” para los autónomos, según el balance realizado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), que lo justifica en la aprobación de la Ley de Medidas Urgentes para el Trabajo Autónomo y la falta de afiliación a la Seguridad Social en muchas autonomías. No obstante, el año que viene será más “halagüeño” y permitirá la “consolidación de los autónomos” y la “recuperación de muchos otros” que aún no han salido de la crisis, como afirma Lorenzo Amor, presidente de la Federación.

En 2017 muchas regiones de España no cubrirán las bajas de la Seguridad Social que se hayan producido hasta final de año, por lo que “en más de la mitad de las comunidades se perderán autónomos”. El motivo de esta caída de autónomos se debe, salvo en el caso catalán -afectado por la incertidumbre del ‘procés’- a que muchos de los que tenían previsto iniciar una actividad como autónomo “están esperando a enero para darse de alta y beneficiarse de las nuevas ventajas de la tarifa plana”, sostienen desde la ATA.

La Ley de Medidas Urgentes para el Trabajo Autónomo aprobada en el Parlamento permitirá, entre otras cosas, ampliar la tarifa plana de 50 euros, lo que hace pensar positivamente en el 2018. Se prevé que surjan 65.000 autónomos más que crearán otros 70.000 empleos asalariados (135.000 empleos netos), y que esta medida ayude también a reducir la economía sumergida, como viene sucediendo desde su implantación. Hasta ahora han aflorado 350.000 empleos sumergidos de los 1.300.000 que acogidos a esta medida.

ATA prevé que el entorno para el emprendedor sea más favorable, con un crecimiento de la economía alrededor del 2,6%, un aumento de la confianza de los consumidores y de los precios, así como la bajada del paro. Se estima que se van a crear hasta 450.000 empleos y que seguirá mejorando el acceso al crédito, a pesar de las persistentes trabas de la financiación privada.

La economía sumergida y la morosidad, algunos de los retos que tienen las medidas de mejora del entorno de los autónomos en 2018.

Por otro lado, se espera un moderado incremento en las cotizaciones sociales en los Presupuestos del Estado, que hará que el millón de autónomos societarios ya no ve indexada la subida de sus bases a las del Régimen General. En cuanto al resto de autónomos “probablemente experimenten una subida de las bases mínimas similar a la del 2017”, apuntan desde ATA.

El aspecto negativo de esta previsión se encuentra en la morosidad, que aunque ha mejorado en los últimos años, todavía presenta plazos de pagos en la mayoría de las administraciones públicas y grandes empresas muy lejanos a lo que marca la ley (30 días para el sector público, 60 para el privado). Como reconoce Lorenzo Amor: “Una de las grandes conquistas del 2018 será el régimen sancionador de la Ley de Morosidad porque penalizará a aquellas empresas que viven a costa de no pagar sus facturas a los autónomos”.

A pesar de ello ATA insiste en las medidas que se puede tomar para seguir mejorando el entorno del trabajador autónomo, como esa tarifa plana de 50 euros durante dos años para aquellos que no alcancen el salario mínimo (SMI). ATA considera necesario establecer reformas que permitan aumentar los ingresos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), como por ejemplo crear un régimen especial para los autónomos societarios. Según la Federación se conseguirían más de 2.000 millones de euros con esta medida.

De la misma forma, ATA señala que en 2018 deberán atenderse “las reformas necesarias dentro del Consejo Económico y Social (CES)” según marca la Ley de Reformas urgentes del Trabajo Autónomo, para que las medidas adoptadas con dicha normativa se incluyan en este organismo consultivo. Las reformas se deberán discutir en el plazo de un año desde el pasado 26 de octubre (cuando entró en vigor), y permitirán que los trabajadores autónomos tengan voz propia dentro del CES. “Los autónomos tienen que estar representados por derecho propio en el CES”, reclaman desde la Federación.