Calviño ve luz al final del túnel, pese a destruirse medio millón de empleos en 2020

Nadia Calviño, vicepresidenta tercera del Gobierno y Ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital

Nadia Calviño, vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, valoró este jueves de forma “positiva los datos del mercado de trabajo que marcan una recuperación del empleo en el cuarto trimestre del 2020”. En otras palabras, Calviño saludó que, a pesar de que el año pasado cerró con la destrucción de alrededor de medio millón de empleos, la pérdida fue menor de lo previsto: El vaso medio lleno.

Lo hizo durante su intervención en el Nuevo Economía Fórum (NEF), foro en el que señaló que es el segundo mayor incremento (de empleo) desde 2005 y que ha permitido restablecer el nivel de los ocupados similar al 2018, recuperando la creación de empleo perdida en el primer semestre del año pasado.

En la misma línea, Calviño puso en valor la “reducción de la tasa de paro en un 16,1% mejorando las previsiones del gobierno y de todos los analistas y organismos nacionales e internacionales”.

Además, añadió que “se aumentó la actividad y de las personas activas, se estabilizó el número de personas bajo expedientes de ERTE y continuó recuperándose las horas trabajadas y el aumento de la ocupación de las mujeres fue notable”. No obstante, desafortunadamente, afirma que “existe un desempleo que afecta especialmente a las mujeres y jóvenes con una tasa de paro del 18,3% y del 40,1%, respectivamente”.

Un plan de recuperación sostenible, industrial y resiliente

La vicepresidenta manifestó que “el Plan de Recuperación es un factor fundamental para la recuperación económica de este año, pero también para poder afrontar un proceso de transformación de nuestra economía que nos aporte un crecimiento más sostenible a medio plazo”.

Esta reforma estructural es un elemento clave para dinamizar la canalización de las inversiones públicas. Por ello, Calviño advirtió que es “muy importante” la convalidación por el Congreso del real decreto ley de reforma de la Administración para agilizar la ejecución de las inversiones del Plan de Recuperación.

Esta red de apoyo financiero es importante para que el proceso de transformación sea productivo y eficiente. La ejecución de este plan desplegará el ‘ambicioso’ programa de inversiones de unos 70.000 millones de euros en transferencias entre el 2021 y 2023 sumado a los 70.000 millones en forma de créditos que se pueden movilizar hasta 2026.

También recordó el instrumento de la Unión Europea, el “React-EU”, para ayudar a las CCAA en el refuerzo del sistema sanitario y educativo unido al marco financiero plurianual que movilizará más de 70.000 millones de fondos estructurales para España en los próximos siete años.

Un volumen de inversión sin precedentes en el cual la sostenibilidad financiera, social y medioambiental son tres caras de la misma moneda que abordan inversiones y reformas nuevas. Acompañada de los 30 componentes presentados por el presidente del Gobierno el pasado mes de octubre, el objetivo es “impulsar la actividad privada y abordar el proceso de recuperación y transformación”.

La principales transformaciones que hay que abordar en los elementos económicos son impulsar la educación y la formación profesional, modernizar la administración pública, impulsar la digitalización de las pymes, reforzar nuestro sistema de ciencia y de salud, desarrollar una nueva economía de los cuidados, reforzar el estado de bienestar, reforzar nuestro sistema de pensiones y abordar nuevas políticas públicas para el mercado laboral.

Impulsar el crecimiento en el segundo trimestre

Calviño anunció que “las medidas adoptadas desde marzo están siendo eficaces para proteger el tejido productivo dando una buena base para que la recuperación se acelere en la segunda parte del año”. La economía española tiene una notable “flexibilidad y resiliencia”, fortalezas que sirven de base para impulsar la recuperación.

“A nadie se le escapa que estamos en un momento de intensa incertidumbre”, ratifica. Por eso, las claves que van a determinar la evolución de nuestra economía son la evolución de la pandemia, la evolución de la economía internacional, la ejecución de los presupuestos generales del estado y el despliegue del plan de recuperación, transformación y resiliencia y, un cuarto factor muy importante, seguir evitando un daño estructural apoyando el empleo y el tejido productivo, especialmente a los sectores más golpeados.

En relación a la pymes, la vicepresidenta explicó que se están “analizando el control de ayudas para allanar el camino avanzado con el fin de agilizar los procedimientos para la aprobación de ayudas del Estado”.

También destacó la “flexibilización” de la Comisión Europea en cuanto al régimen para permitir el apoyo a pymes donde se reducirán todos los plazos para la autorización de las ayudas del Estado. Calviño cree que hay que tener un marco europeo flexible que garantice “una competencia efectiva mucho mas ventajosa y competitiva en relación al resto de países”.

Un tercio de la inversión total del Plan de Recuperación irá destinado al Plan para la Digitalización de las pymes. Uno de los ejes de actuación más importante es la España Digital 2025, una de las agendas más completas y ambiciosas con una inversión pública de más de 15.000 millones en el ámbito digital.

Los seis principales ejes de esta agenda digital son el plan de conectividad, la estrategia de impulso del 5G, la estrategia nacional de inteligencia artificial, los planes de digitalización de las pymes, la digitalización de las administraciones públicas y el plan nacional de competencias digitales.

Pensiones: estado de bienestar de España

A este respecto, trasladó un mensaje de “tranquilidad para los pensiones porque el Gobierno va a mantener su promesa de reforzar y garantizar las pensiones que serán dignas a medio y a largo plazo. Añadió “que los pensionistas son la joya de la corona del estado de bienestar de España”. La apuesta del gobierno por abordar las políticas del mercado laboral a través del dialogo social, reforzará este sistema de pensiones porque es un factor importante de vertebración social y territorial de España.

Preguntada sobre el Salario Mínimo, insistió en que cuando empiece la recuperación “más intensa hay que ser ‘muy cuidadosos’ a la hora de tomar decisiones para no poner en riesgo la protección del tejido productivo, el empleo y las rentas de la familia, lo que exige “máxima responsabilidad y prudencia” del Gobierno.

El modelo de crecimiento para el futuro no puede ser unos de bajos salarios y trabajos precarios. Calviño garantiza que el equipo de gobierno “quiere impulsar un plan para que se creen empleos de más calidad, aumentar la productividad con salarios más elevados y sostenibles en el tiempo y evitar las intensas fluctuaciones del empleo propias de las empresas y la economía española que ha llevado a un aumento de la desigualdad”.