Cargo Luna elimina la barrera de la distancia para el comercio en Cuba

Martín Proenza es un emprendedor cubano que lidera dos startups en la isla. Se trata de Yo te llevo y PickoCar, dos proyectos del sector de la movilidad y ahora, emprende Cargo Luna, un servicio de mensajería o paquetería a larga distancia.

Nos cuenta que “cada nuevo negocio ha sido una oportunidad adyacente a las que ya había estado explotando y que tienen que ver con movilidad también. Tiene que ver con identificar oportunidades que se desprenden directamente de los negocios que ya tengo, lo cual simplifica su implementación y me da una ventaja con respecto a competidores que puedan surgir”.

¿Por qué el nombre? 

El nombre provisional que tomé al principio fue NCargo, que resulta ser más corto y pegadizo, pero que al investigar me dí cuenta que muchos negocios ya lo usan, incluso algunos relacionados con entregas.

De ese nombre se desprendió la palabra Cargo (que significa “mercancía” en inglés), y luego Luna que es una palabra que me gusta mucho, indica algo medio futurista y además una de mis hijas se llama Lua, que en portugués es “Luna”. Cargo Luna no se ve tan mal una vez que te acostumbras.

¿Por qué una startup de este tipo? ¿Cómo surge la idea?

La idea de este emprendimiento surgió durante la cuarentena, mientras exploraba un poco el laberinto de ideas para saber qué podría ser lo próximo que haría.

Creo que este servicio es un desprendimiento directo de lo que ya hago, que son soluciones de movilidad a larga distancia -que aunque me había concentrado en el mercado turístico, hace tiempo quería desarrollar alguna solución para nosotros los cubanos.

También uno de mis aliados en el negocio de los taxis me había comentado algo al respecto como alternativa mientras Cuba permanecía cerrada al turismo y estábamos sin actividad. Ya esto hizo que todo se alineara y supe enseguida que esto sería un negocio para mantener siempre, no sólo durante la cuarentena.

Por otro lado quiero mencionar que la aparición de Brisca (negocio de venta de juegos de mesa en Cuba) me puso a pensar en cómo poder adquirir sus productos siendo alguien que vive lejos de La Habana. Creo que muchos de los que no vivimos en La Habana estamos demandando estos productos de Brisca, pero no hay manera fácil para hacerlos llegar hasta nosotros.

Básicamente Cargo Luna lo creé como una solución para mí para poder hacerme llegar algunos productos, pero que sé que les va a servir a muchos.

¿Qué solución presenta (¿para quiénes emprendedores o ciudadanos? (tecnológica, social)

Cargo Luna es una solución para dos segmentos del mercado del comercio en Cuba: para los vendedores, comercios tradicionales e e-commerce (https://cargoluna.com/retailers) y para los compradores (https://cargoluna.com).

Lo que queremos es eliminar la barrera de la distancia para el comercio en Cuba y que la mercancía se mueva de un lado a otro sin costos exorbitantes; que la gente ya no piense que sólo puede adquirir productos en su localidad, sino que adquiera los mejores productos para sus necesidades sin considerar lo lejos que estén los proveedores y vendedores.

Al principio nuestros clientes directos van a ser los vendedores y comercios, pues a ellos les vamos a prestar el servicio de envío de los productos que venden. Esto lo vamos a hacer para los envíos a larga distancia, NO para los envíos locales.

En una etapa posterior nos podríamos convertir en un agregador de comercios y vender la mercancía directamente a los compradores, pero eso estaría por ver pues no es prioridad ahora.

Sí vamos a desarrollar soluciones para los compradores también para que puedan darle seguimiento a su orden, etc.

 ¿Qué crees del desarrollo acelerado de este tipo de emprendimiento para Cuba? Ejemplo Pa’ mi casa, Mandao o Zaaz Bicimensajería

Creo que Cargo Luna está en una categoría aparte, de manera que los negocios de entregas locales NO son competidores directos de nosotros. Sería como comparar los couriers de movimiento de mercancía de un país a otro con compañías de entregas locales: no tienen nada que ver.

Veo muy bien el desarrollo acelerado de múltiples plataformas de entrega a domicilio como Pa’ mi casa, Mandao, Zaaz Bicimensajería, Te lo lleva Cuber, etc. Son algo muy útil para la familia cubana en tiempos de Covid-19 y creo que es algo que llegó para quedarse. Muchos de ellos ya se han ido ganando un nombre dentro de la población.

En Cargo Luna sin embargo, vamos a hacer entregas a larga distancia (de una provincia a otra) optimizando el costo del envío y no necesariamente el tiempo -aunque apuntamos a entregas de un día para otro o incluso el mismo día. Esto también varía el tipo de mercancía que moveremos.

 ¿Con qué medio de transporte se hará el servicio?

Vamos a aprovechar las mismas capacidades libres que llevan nuestros taxis constantemente para mover los productos que se necesiten entregar. Nos hemos aprovisionado con una gran red de transportistas que se mueven constantemente y que han trabajado con nosotros durante mucho tiempo, y con ellos vamos a comenzar a prestar el servicio de Cargo Luna.

Poco a poco nos iremos moviendo hacia un servicio más especializado y comenzaremos a diversificar los tipos de carga que podremos mover.

¿Quiénes forman parte del equipo?

El equipo está conformado por mí como desarrollador web, un desarrollador móvil y un administrador de operaciones listo para cuando comencemos a operar.

Esta ya te la he hecho pero tal vez sea interesante y haya cambiado tu visión ahora con este nuevo proyecto.

¿Cuáles son las principales trabas para el desarrollo de emprendimientos tecnológicos en Cuba? ¿Cómo sortearlos?

Pienso que se han ido eliminando algunas barreras para emprender en Cuba, y definitivamente una de las más importantes, el acceso a Internet, se ha ido resolviendo poco a poco.

Cada negocio va a tener diferentes barreras según la etapa en la que se encuentre. En mi caso, encuentro que la falta de acceso a capital, a una red de emprendimiento que funcione verdaderamente y la imposibilidad de integrarnos al mercado global con cobros online son las que más impiden el desarrollo.

En Cuba necesitamos:

– Incubadoras de negocios

– Marco legal para crear, invertir, crecer y vender empresas

– Comunidad funcional donde nazcan proyectos grandes constantemente

– Integración al mercado global mediante bancarización de los negocios

¿Qué emprendimiento o proyecto te parece atractivo o haya sido fundamental durante esta pandemia?

¡Me ha emocionado mucho la aparición de Brisca! Definitivamente lo que brindan es una solución a algo que ha faltado durante años en la familia cubana: juegos de mesa (tradicionales y modernos) que sustituyan a los juegos digitales y que unan a las amistades y familiares… además de ser educadores en este sentido!

También es muy interesante lo que ha estado haciendo el equipo de BacheCubano con su canal de Youtube, y sobre todo el proyecto BitRemesas, que creo que va a ser un negocio muy grande y referente de muchos de nosotros si logran hacerlo un negocio global; ahora mismo creo que BitRemesas es el proyecto con mayor potencial de crecimiento en Cuba.

Los proyectos de Carlos Lugones (lugodev, el animador de los emprendedores en Cuba y emprendedor hecho y derecho también) son muy dignos de mencionar. CubaPod definitivamente es un proyecto muy interesante y algo que ha movilizado a mucha gente a crear podcasts y contenido. Creo que CubaPod en particular ha sido fundamental durante la pandemia como vía de conocimientos y entretenimiento para los cubanos.

Behart, una plataforma para la difusión y venta de artes plásticas es algo bien atractivo también. Creo que los cubanos necesitamos consumir mucho más arte y sobre todo que venga de Cuba. Behart es quien lo está intentando hacer ahora mismo.

¿Afectó de alguna forma la COVID-19 a tus otros emprendimientos?

La Covid-19 afectó a YoTeLlevo y a PickoCar al 100%. Con el cierre de Cuba al turismo nuestros ingresos cayeron a cero (0.00) literalmente. No hemos tenido ingresos desde el cierre, de manera que la afectación ha sido total.

Hemos continuado manteniendo y desarrollando las plataformas en espera de la apertura, que ya está sucediendo.