Claves para convencer a un inversor

La financiación es una de las principales barreras a las que se enfrenta todo emprendedor. Existen diversas fuentes de financiación externa disponibles para aquellas personas que están deseando lanzar su proyecto, algunas de ellas pueden ser entidades bancarias, entidades de crédito u organismos públicos con sus ayudas y subvenciones entre otras, pero en este caso nos encauzamos en el área de los inversores como fuente de financiación.

Si has decidido recurrir a este método de financiación y ya tienes un proyecto estable y cerrado, es entonces cuando puedes comenzar a ponerte en contacto con inversores y concertar algunas reuniones. Una vez concretas una fecha y una hora llega el momento de desnudar tu proyecto ante el inversor y esperar una respuesta. Con el fin de ayudarte, a continuación tienes algunos puntos importantes a tener en cuenta llegado este momento.

¿Cómo convencer a un inversor?

Trato y presencia

convencer a un inversor

Como en toda entrevista o reunión profesional nuestra actitud y comportamiento debe ser ejemplar, apunte evidente que no hace falta que nos diga ningún gurú. Debemos mantener un correcto comportamiento desde que entramos, hasta que salimos por la puerta.

Estamos sentados frente a una persona que pretende desembolsar una cantidad importante de dinero de dinero, el cual se fijará tanto en el proyecto como en la persona que lo va a gestionar, por lo que debemos poner especial interés en mantener un comportamiento activo y positivo, permanecer en un estado apático e insulso probablemente no nos ayude mucho.

No aburramos con nuestra exposición. Existen métodos como el elevator pitch o taxi pitch, en los emprendedor e inversor se adentran en un ascensor o taxi, en cuyo trayecto el emprendedor debe exponer su proyecto y convencer al inversor, despertar su interés, hacer que quiera saber más de él y de su idea. En esta, como en todas las reuniones debemos preparar minuciosamente nuestro discurso.

Proyecto coherente

datos para convencer inversor

No hablaremos de coherencia tanto por nuestra idea sino sobre nuestro plan de negocio. Éste parece un punto evidente pero que muchas veces puede llegar a complicarse por dos factores fundamentalmente, el tiempo y los importes, dos factores que en muchas ocasiones pueden llegar a ser incoherentes fruto de la impaciencia e ilusión del emprendedor.

Desde que se comienza a poner pies en la tierra con un proyecto se debe trabajar desde el realismo. El inversor no tiene por qué buscar el típico “bueno, bonito y barato”, es más, seguramente sepa que al comienzo lo bueno muchas veces no es ni bonito, ni barato.

Sobre todo que no se nos olviden los datos. En gran parte la coherencia de un proyecto y su plan de negocio llega de la mano de los datos, si has llegado a este punto debes tener desarrollado un plan de empresa completo.

Convencimiento

convencer inversor

Estamos sentados frente al inversor con el único propósito de convencerlo con nuestro proyecto en la mano pero, ¿nos convence a nosotros mismos?

No podemos vender nuestro proyecto si tenemos dudas sobre él, el emprendedor cuando llega a la mesa del inversor tiene que creer en su proyecto de principio a fin, de lo contrario el inversor se dará cuenta. Por tanto, si nuestro proyecto no nos convence a nosotros mismos, no intentemos convencer a otra persona.

Debemos comenzar por convencernos a nosotros mismos, a nuestra familia, amigos y finalmente al inversor, que luego vendrán los clientes que serán igual o más exigentes incluso que el propio inversor.

Tu aportación

pedir dinero inversor

En este punto no vamos a hablar de la aportación del inversor, sino de que vamos a aportar nosotros. Este es un aspecto que se aplica tanto para el trato con inversores, como con entidades financieras, nadie aporta el 100% del importe presupuestado para el lanzamiento del proyecto, ni mucho menos.

El emprendedor tiene que aportar, no basta con una buena idea. Debemos tener muy presente que el inversor no nos va a dar nada si nosotros tampoco tenemos intención de aportar nada, solo porque creamos que nuestra idea es genial.

Todos estos puntos no son la biblia del emprendedor. Cabe decir que llegado el momento cada persona tiene su propio estilo y que cada proyecto es diferente, pero de un modo genérico estos son algunos de los aspectos mas importantes a tener en cuenta cuando tengamos que hacer frente a esta situación.

En este post te he dejado algunas nociones sobre cómo convencer a un inversor para conseguir financiación, pero en TodoStartups también puedes leer este post sobre cómo buscar inversores para tu proyecto emprendedor.