Crecimiento e innovación se ven perjudicados por la capacidad limitada para crear valor a partir de los datos

5/5 - (1 voto)

Los gobiernos de todo el mundo han identificado los datos como un recurso estratégico para impulsar el progreso económico y social y Hewlett Packard Enterprise (NYSE: HPE), por su parte, acaba de presentar los resultados de una encuesta global que muestra que la falta de madurez de los datos impide, tanto al sector privado como al público, alcanzar resultados clave como el aumento de las ventas o el avance de la sostenibilidad medioambiental.

Realizada por YouGov en nombre de HPE, la encuesta realizada a más de 8.600 responsables de la toma de decisiones de todas las industrias y del sector público en 19 países, revela que el nivel medio de madurez de los datos de las organizaciones -o la capacidad de crear valor a partir de los datos- es de 2,6 puntos sobre cinco, y solo el 3% alcanza el nivel más alto de madurez.

“Hay un amplio consenso en que los datos del mundo tienen un enorme potencial para avanzar en la forma en que vivimos y trabajamos. Sin embargo, liberar este potencial requiere un cambio en las estrategias de transformación digital de las organizaciones”, ha explicado Antonio Neri, Presidente y CEO de HPE.

«Debemos pasar de un modelo ‘cloud first’ a uno ‘data first’ como eje de la transformación digital, lo que significa que las organizaciones deben alinear sus opciones estratégicas, organizativas y tecnológicas con el objetivo general de aprovechar los datos como un activo estratégico», afirma.

La falta de capacidades de los datos impide resultados clave

Este estudio se basa en un modelo de madurez desarrollado por HPE que evalúa la capacidad de una organización para crear valor a partir de los datos, basándose en criterios estratégicos, organizativos y tecnológicos. El nivel de madurez más bajo se denomina “anarquía de datos”; en este nivel, los grupos de datos están aislados unos de otros y no se analizan sistemáticamente para crear ideas o resultados.

El nivel más alto se denomina “economía de datos”; en este nivel, una organización aprovecha estratégicamente los datos para obtener resultados, basándose en un acceso unificado a fuentes de datos, tanto internas como externas, que se estudian con análisis avanzados e inteligencia artificial.

Los resultados mundiales del estudio revelan que el 14% de las organizaciones se encuentran en el nivel de madurez 1 (“anarquía de datos”), el 29% en el nivel 2 (“información de datos”), el 37% en el nivel 3 (“conocimiento de datos”), el 17% en el nivel 4 (“centralidad de datos”) y sólo el 3% en el nivel 5 (“economía de datos”).

En el caso de España, un 12% de las organizaciones se encuentran en el nivel de “anarquía de datos”; un 26% en el de “información de datos”; mientras que el 39% lo está en “data insights o conocimiento de datos”; el 19% se sitúa en “data centricity o centralidad de los datos” y tan solo el 4% restante en el nivel más alto, el de “economía de datos”.

La falta de capacidades de los datos, limita a su vez, la posibilidad de las organizaciones de crear resultados clave como el crecimiento de las ventas (Mundial: 30%, en España: 35%), la innovación (Mundial: 28%, en España: 26%), la mejora de la experiencia del cliente (Mundial: 24%, en España 31%), y de la sostenibilidad medioambiental (Mundial: 21%, en España 22%) y el aumento de la eficiencia interna (Mundial: 21%, en España: 21%).

Las organizaciones deben cerrar las brechas estratégicas, organizativas y tecnológicas

La encuesta ofrece una visión detallada sobre las brechas estratégicas, organizativas y tecnológicas que las organizaciones deben cerrar para aprovechar los datos como un activo estratégico a lo largo de toda su cadena de valor. Las principales conclusiones son las siguientes:

Sólo el 13% de los encuestados afirma que la estrategia de datos de su organización es una parte clave de su estrategia corporativa. En España el porcentaje es del 11%.

Casi la mitad de los encuestados afirma que su organización no asigna ningún presupuesto a las iniciativas de datos (28%)  o solo financia ocasionalmente las iniciativas de datos a través del presupuesto de informática (20%).

Solo el 28% de los encuestados en el mundo y el 24% en España confirmaron que tienen un enfoque estratégico para proporcionar productos o servicios basados en datos.

Y casi la mitad de los encuestados afirma que sus organizaciones no utilizan metodologías como el aprendizaje automático o el Deep Learning, sino que confían en las hojas de cálculo (29% a nivel mundial y 32% en España) o en la inteligencia empresarial y los informes predefinidos o enlatados (18% globalmente y un 14% en España) para el análisis de datos.

La creación de valor a partir de los datos también requiere que se agreguen datos o insights de diferentes aplicaciones, ubicaciones o espacios de datos externos. Por ejemplo, la telemetría de los sensores de los productos vendidos por un fabricante puede ayudar al departamento de I+D a alinear mejor la próxima generación de productos con las necesidades de los clientes y compartir la información de los datos de los pacientes entre los hospitales puede hacer avanzar el diagnóstico médico.

Las organizaciones quieren control en la nube y en el extremo

Una característica propia de un nivel de madurez de datos bajo es que no existe una arquitectura de datos y análisis global, sino que los datos están aislados en aplicaciones o ubicaciones individuales. Este es el caso del 34% de los encuestados en todo el mundo y del 33% en España.

Por otro lado, solo el 19% y el 17% en España ha implementado un centro o tejido de datos que proporciona acceso unificado a los datos en tiempo real en toda su organización, y otro 8%, mismo porcentaje en nuestro país, dice que este centro de datos también incluye fuentes de datos externas.

Dado que las fuentes de datos están cada vez más distribuidas por las nubes y los extremos, la mayoría de los encuestados (62% y el 59% en España) dice que es estratégicamente importante tener un alto grado de control sobre sus datos y los medios para crear valor a partir de ellos.

A más de la mitad de los encuestados (52%, también en España) les preocupa que los monopolios de datos tengan demasiado control sobre su capacidad de crear valor a partir de los datos, y el 39% (37% en España) está reevaluando su estrategia en la nube debido al aumento de sus costes (42%, en España el porcentaje es del 37%), de la preocupación por la seguridad de los datos (37%, 39% en España), de la necesidad de una arquitectura de datos más flexible (37%[20] en España es ligeramente menor, un 36%) y de la falta de control sobre sus datos (32%[21], en nuestro país el porcentaje sube al 39%).

HPE ayuda a los clientes a desbloquear el valor de sus datos desde el extremo hasta la nube

La estrategia de HPE se centra en ayudar a las organizaciones a acelerar resultados desbloqueando el valor de todos sus datos, independientemente de dónde se encuentren. La plataforma edge-to-cloud HPE GreenLake permite a los clientes desplegar un modelo cloud-everywhere con la libertad de elegir la ubicación adecuada para sus datos y aplicaciones, al tiempo que proporciona un modelo operativo para controlar tanto en el extremo, colocaciones, centros de datos y nubes.

Como resultado, los clientes pueden controlar sus activos de datos e industrializar su cadena de suministro de los mismos a través de un tejido de datos unificado que potencia el análisis y la toma de decisiones a gran velocidad.

“Debido al crecimiento masivo de datos en el extremo, las organizaciones necesitan arquitecturas híbridas edge-to-cloud donde la nube viene a los datos y no al revés. HPE GreenLake permite a las organizaciones tener la capacidad de acceder, controlar, proteger, gobernar y desbloquear el valor de los datos en cualquier lugar con una experiencia consistente desde el extremo hasta la nube”, ha detallado Neri.

Metodología de la Investigación

Los datos se basan en una encuesta online realizada por YouGov entre el 26 de octubre y el 18 de noviembre de 2022, entre ejecutivos de nivel C, líderes de unidades de negocio y funciones, líderes de departamentos y divisiones, gerentes de primer nivel y líderes de equipos en diferentes industrias y el sector público en Alemania (N = 500), Australia (N = 500), Brasil (N = 500), Canadá (N = 500), Corea del Sur (N = 400), España (N = 200), Estados Unidos (N = 1000), Francia (N = 500), India (N = 500), Italia (N = 500), Japón (N = 400), México (N = 500), Países Bajos (N = 500), Polonia (N = 500), Reino Unido (N = 500), Singapur (N = 500), Suecia (N = 200), Suiza (N = 200) y Turquía (N = 200).