De la Higuera de Bengala a las criptomonedas de acciones tokenizadas

Atribuye la medicina ayurvédica propiedades fecundativas a la higuera de Bengala. Tal vez por ello eligieron su sombra en pleno centro de Bombay, para cumplir el encargo de sus clientes. Eran cuatro o cinco tratantes ofreciendo y comprando títulos y acciones. Se entendían en Muratí y estaban en el año 1850.

Las raíces de tan gigantesco árbol milenario, facilitarían el rápido concebido de operaciones entre la oferta y la demanda, como si de enamorados se tratase y desde allí seguramente vieron poner la primera piedra al impresionante Edificio Municipal, de la ciudad, hoy situado frente a la impertérrita higuera.

Las propiedades medicinales mágicas de ese árbol, también llamado Baniano, -incluso tras sucesivos cambios de ubicación para poder albergar el creciente número de contratantes- hicieron germinar aquel balbuciente mercado de valores. Hoy esa Bolsa de Mumbai [BSE] es la más rápida del mundo con una velocidad de 6 microsegundos y una latencia –tiempo entre recibir y ejecutar una orden- inferior a 10 microsegundos según su propia web. En muchas ocasiones, ganar o perder depende de que tu orden de compra se adelante un milisegundo a las de tus competidores como nos descubre el apasionante blog de la CNMC.

La bolsa de Bombay actualmente acoge 5.155 entidades cotizadas, siendo en eso la mayor del mundo. Sin embargo, por capitalización bursátil ocupa el décimo lugar del ranking mundial encabezado por la de Nueva York con unas 2.500 empresas cotizando, pero de mucho mayor tamaño medio que las 5.155 de Bombay.

La segunda bolsa por capitalización bursátil – también en Nueva York- es NASDAQ con dos importantes particularidades: Solo admite valores tecnológicos -como Apple, Tesla, Microsoft, Facebook y ahora Coinbase como veremos-. No opera con intermediarios (bancos, brokers,..) con lo cual todas las operaciones se ordenan directamente a la propia bolsa electrónica evitando comisiones completamente innecesarias y en contraste con la de Nueva York donde aun hoy, se venden acciones representadas en sus títulos impresos originales.

Pues bien, las dos noticias objeto de este artículo se relacionan con NASDAQ la bolsa tecnológica. En ella cotizan las acciones de Tesla y, desde el miércoles las de Coinbase.

Por su parte los criptoactivos –según coinmarketcap existen 4.713 criptomonedas distintas– tienen sus propias “bolsas” o mercados secundarios y en ellas cotizan a diario. En español son denominadas Exchanges, pronunciado así, como se escribe y permiten comprar o vender tales criptoactivos, convertirlos en dinero FIAT (dólares, euros, etc.) o viceversa.

Los más importantes son: Binance, Coinbase y Kraken. Funcionan como un banco y como una plataforma de bolsa. Binance, el mayor de todos, admite 43 divisas FIAT distintas -desde el euro hasta el Rand Sudafricano- y 355 criptomonedas diferentes. Se organiza en mercados de pares de valores como en FOREX, aunque infinitamente de menos volumen claro. Por ejemplo el par Bitcoin/Euro alcanzaba también este miércoles los 54.180 euros el bitcoin, un nuevo máximo histórico.

La primera noticia de las mencionadas es el comienzo a cotizar -el Lunes 12/4/2021- de Tesla en BINANCE. Para ello se han creado unos token o representaciones digitales de Tesla a fin de permitir su cotización como una criptomoneda más. Al costar hoy las acciones de Tesla  unos 700 euros se han dividido en 100 partes de siete  euros cada una, propiciando asi la entrada de inversores más pequeños. Cada nuevo token –acción tokenizada- representa por tanto una centésima parte de acción de la fábrica de coches. Asi lo explicaba estos días la propia Binance:

“Cada token digital –TSLA- representa una acción de capital, y está totalmente respaldado por un portafolio de valores subyacentes que representa los tokens en circulación. Los usuarios podrán comerciar con tokens fraccionados”.

Sin entrar en detalles, ajenos a este artículo, el par en concreto no será TSLA/EUR ni TSLA/USD sino TSLA/BUSD siendo BUSD la stablecoin (una cripomoneda de Binance). Solo apuntar que la capitalización bursátil de Binance Coin es mayor que la de los seis bancos españoles del IBEX 35 juntos.

En la foto, quien esto escribe, con Brian Amstrong -dueño de la compañía- durante la presentación de Coinbase en España, hace unos años.

La segunda noticia, de apariencia más clásica que la anterior, de no ser por el novedoso sector de la debutante, es la salida a bolsa, el pasado miércoles 14 de abril, de Coinbase -el mayor exchange de criptomonedas americano- en NASDAQ. Han podido elegir el símbolo –ticker- COIN; ventajas de ser el primer exchange del mundo en salir a bolsa. Ni Binance, ni Kraken se lo han planteado aún.

Y, la tercera, inesperada, trata del fallecimiento, mientras escribo estas líneas, de Bernie Madoff, condenado como responsable de la estafa Ponzi más grande de la historia. Fue sentenciado en 2009 a 150 años en cárcel por defraudar a miles de personas. Tenía 82 años. Así anunciaba en twitter la CNBC el comunicado recibido de la Oficina Federal de Prisiones:

La relación con la criptomonedas consiste en la calificación hecha, hace algunos años, por algunas personas, bastante desinformadas, de no ser bitcoin sino una estafa piramidal.

De haberse tratado –el tiempo va probando lo contrario- bitcoin de una estafa, esta nunca podría ser piramidal porque no se prometen beneficios ni se remunera a nadie, y menos aún con las aportaciones de los recién llegados. Las monedas se compran sin esperar remuneración alguna, salvo, de haberlas, las plusvalías.

La sagrada higuera india -acertaron los mumbaikar– efectivamente ha potenciado la procreación multiplicando por millones la descendencia de aquel rudimentario corro bursátil.

Gonzalo López de Ayala y Díez de Rivera es economista y licenciado en Ciencias Actuariales