Garamendi: “protejamos el empleo en ERTE” y no caigamos en gasto “estructural”

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, ha defendido este martes la necesidad de proteger el empleo actual. Para afrontar la crisis económica provocada por la sanitaria, lo primordial es centrarse en la liquidez y flexibilidad para dar seguridad jurídica a las empresas. Y, por otro lado, caminar por la desescalada con medidas que no caigan en un endeudamiento “estructural”.

Garamendi, que ha acudido virtualmente a la cita organizada por el Consejo General de Economistas de España (CGE), ha señalado que estamos dejando atrás lo peor de la crisis sanitaria, pero ahora llega la prevista debacle económica. Para superar este arrastre de la pandemia, ha subrayado la importancia de que las empresas puedan “hibernar” para ayudar “a los trabajadores y al empleo” a volver a la actividad lo antes posible.

“A partir del año que viene podremos hablar de dónde podemos trabajar para ir a los nuevos empleos. Pero ahora lo que debemos hacer es ver cómo proteger el máximo posible de empleos en ERTE“, ha valorado. Para ello hay que “generar confianza” en los empresarios españoles e inversores extranjeros. Y para esto los llamamientos ideológicos son “contraproducentes”, ha dicho. “Acataremos las reformas que haya que hacer, pero los llamamientos públicos que no generan confianza no nos vienen bien”.

Liquidez y seguridad jurídica

En este combate contrarreloj contra el frenazo económico, la liquidez ha sido el primer dique de contención para mitigar el desgaste empresarial. “Nos lo pedían los economistas, Europa y nosotros mismos lo veíamos: no había ningún problema en que este año nos endeudáramos”, comenta Garamendi. Lo importante era salir del pozo y no tomar decisiones que nos afectasen en 2021. “Cualquier gasto que tengamos, no pasará nada si es coyuntural; el problema es que sea estructural“.

En ese sentido lo primero que trabajaron desde CEOE fueron los ERTEs como herramienta para afrontar la situación. De ahí la “importante prórroga” de los mismos, que debería llegar “antes del día 15” y sobre todo mejor que “no llegue el último día”, ha solicitado Garamendi. Se trata de dar “seguridad jurídica” a todas esas empresas que, aún “funcionando bien”, han tenido que cerrar, ha recordado.

Los ERTEs de fuerza mayor vinculados al estado de alarma son importantes, pero en el largo plazo tenemos una “pandemia económica”, ha aseverado Garamendi. Por ello es importante determinar hasta cuándo tiene que seguir activas estas regulaciones de plantillas (CEOE prefiere hasta diciembre) y “no estar cambiando cada mes”. Las empresas deben disponer de un de tiempo preciso para reaccionar “de forma organizada”, ha dicho.

Turismo y Europa

También hay que tener en cuenta el sector de actividad y la flexibilidad, ya que los empresarios no contratan porque se les exonere el pago de la Seguridad Social, dice. Lo que interesa es generar empleo y riqueza. Por ejemplo, “si hablamos de un hotel con 20 recepcionistas, tiene poco sentido que sólo trabajen tres en lugar de hacer rotar a todos”. “La gente quiere que se abran las empresas; quieren trabajar y cuanto antes mejor”.

El sector que supone tanto para nuestro maltrecho PIB (que puede caer hasta un 15% si hay rebrote) ha perdido ya la recaudación de junio respecto al año pasado, ha señalado Garamendi. Por ello celebra el corredor Alemania-España para “para hacer turismo seguro”, así como los aforos en los comercios con las medidas de seguridad. “No podemos permitirnos no poder hacer rebajas, eso mata la competencia”, ha aclarado.

No obstante, ha recalcado la importancia de que todos cumplamos las pautas sanitarias al salir de casa: “No podemos poner todas las normas laborales y luego relajarnos en la calle, donde se produce el contagio. Es un problema de todos”, ha resaltado. Por ello subraya la urgencia de que España se ponga en marcha para el próximo julio en materia turística. Y ha insistido en que la clave del futuro es mantener lo que tengamos y pensar con cuidado.

El dinero que llega de Europa “no nos debe anestesiar pensando que las cosas van mucho mejor”, ha expresado. En su opinión, la labor del BCE comprando bonos de Estado es “impresionante”, pero no nos interesa equivocarnos a la hora de hacer la políticas. Debemos aprovecharlo en investigación, inversiones en economía verde, afianzando la digitalización y también la “formación dual” entre la empresa y el desarrollo continuo. “Será clave para poner el país en marcha