La mayoría de empresas asume que la sostenibilidad hará crecer sus negocios

Rate this post

No es solo el deseo y reivindicación de la nueva generación, que semeja haberse apoderado, y hasta descubierto, las claves para la mejor preservación del mundo que habitamos. Las empresas también son conscientes de que implementar la sostenibilidad en los procesos de negocio y en las decisiones que termine adoptando les beneficiará y hará hasta crecer por encima de lo previsto.

SAP ha dado a conocer los resultados del segundo informe sobre sostenibilidad medioambiental desde la perspectiva empresarial, en el que analiza la percepción que tienen las organizaciones de todo el mundo sobre la sostenibilidad y sus efectos en el negocio, y la primera conclusión a la que llega es que, a pesar de la crisis, las empresas están aumentando la inversión en la mejora del medioambiente y lo están haciendo de forma más constante que hace un año.

Así, en el último año se ha multiplicado por 5 el número de empresas que tienen previsto aumentar su inversión en el próximo trienio, para hacer frente a los problemas causados por el cambio climático, según el estudio del que informa en un comunicado.

A pesar del panorama económico actual: el 75% afirma que mantendrá e incluso incrementará sus actuales niveles de inversión; el 40% tiene planes de incrementar la inversión y de estos, el 80% tiene previsto hacerlo en más de un 10%.

Los encuestados consideran que la sostenibilidad es importante para su estrategia y su futuro y, por tanto, debería ser un valor natural para todos los miembros de la empresa. De hecho, más del 60% de los encuestados en el estudio, realizado por SAP Insights y en el que han participado más de 6.669 líderes empresariales de 40 países, afirman que la sostenibilidad tiene un efecto moderado o fuerte en la competitividad y la rentabilidad a largo plazo de las empresas y el 59% manifiesta que los problemas medioambientales son o serán pronto importantes para los resultados del negocio, un 67% más que el año pasado.

Abundando en ese aspecto, la sostenibilidad está cada vez más ligada a las operaciones de negocio y los encuestados la relacionan cada vez más con la competitividad y la rentabilidad: el 75% ve una relación positiva de fuerte o moderada entre la sostenibilidad y la rentabilidad a largo plazo, un 17% más que el año pasado.

Además, el 71% ve una relación positiva fuerte o moderada entre la sostenibilidad y la competitividad a largo plazo, un 28% más que el año pasado.

El 90% de los encuestados afirman que la sostenibilidad influye en sus decisiones empresariales y que la están integrando en sus procesos de negocio. En esa línea, los participantes dejan claro que la sostenibilidad influye en toda la estrategia y las decisiones que se adoptan en la empresa y que no están directamente relacionadas con ese concepto: el 87% señala que la medición de la sostenibilidad y los informes sobre cuestiones medioambientales repercuten en las decisiones estratégicas y operativas de sus empresas, en un grado fuerte o moderado. Además, el porcentaje ha crecido en un 15% en un año.

Las empresas se sienten más presionadas por los clientes

Entre los motivos que están empujando a las empresas a impulsar sus estrategias de sostenibilidad, la demanda de los clientes se ha multiplicado por siete en un año y ahora se sitúa entre los principales motivadores, junto con el crecimiento de los ingresos y los beneficios, las posibilidades de desarrollar nuevas ofertas o mejoradas y una mayor aprobación de la empresa por parte de la sociedad.

Otra señal clara de que la sostenibilidad se está convirtiendo en una cuestión relevante es que el número de empresas que depositan esta responsabilidad en más de un líder ha aumentado un 26% y se ha reducido en un 19% el de aquellas que dejan esta responsabilidad en un único líder.

Los datos sobre sostenibilidad están mejorando, pero no son lo suficientemente buenos. Para mejorar la sostenibilidad es necesario medirla y para ello son necesarios los datos. Los encuestados en 2022 están más satisfechos con sus datos de sostenibilidad medioambiental que el año pasado, pero todavía queda espacio de mejora.

Sólo el 23% de las empresas están completamente satisfechas con sus datos y el resto señala lagunas en las fuentes, la calidad y el alcance como los motivos que hacen que no estén satisfechos con sus datos.

Cuando se pregunta por las barreras que encuentran las empresas para progresar en su estrategia de sostenibilidad, la medición del impacto medioambiental, la integración en los procesos de negocio y la alineación de las acciones de mejora con la estrategia han perdido importancia, lo que pone de manifiesto que las compañías han mejorado y madurado en ese sentido, entienden mejor la sostenibilidad y cómo abordarla desde el negocio.

En cuanto a las barreras importantes, los encuestados reclaman que la estrategia sobre sostenibilidad sea global y llegue a todas las áreas de la empresa para que se pueda avanzar. Además, el 31% señala probar el Retorno de la Inversión (ROI) y el 45% identifica el escaso intercambio de datos, como una limitación para poder mejorar la sostenibilidad de la cadena de suministro.