Las comunidades más ‘nacionalistas’, las que perderían más competitividad por la pandemia

Valentín Pich, presidente del Consejo General de Economistas, durante sus explicaciones este jueves

Las comunidades autónomas que potencialmente perderían más competitividad por efecto de la pandemia serían Islas Baleares, Cataluña, Canarias, Comunidad Foral de Navarra y País Vasco, según el Informe de la Competitividad Regional en España 2020, editado por el Consejo General de Economistas de España.

En el otro extremo, en el grupo formado por Galicia, Región de Murcia, Extremadura, Castilla-La Mancha, Cantabria y Andalucía, se espera una menor pérdida de competitividad por esta causa. Mientras, las comunidades autónomas de Madrid, Navarra y País Vasco se mantuvieron como las regiones más competitivas en 2019, de acuerdo con este informe.

Con respecto a 2018, se han producido algunos cambios en la composición de los grupos competitivos, intercambiando Aragón y La Rioja sus posiciones y perdiendo el Principado de Asturias un nivel. A pesar de ello, la Comunidad de Madrid, Comunidad Foral de Navarra y País Vasco continúan siendo las CCAA más competitivas, mientras que Extremadura, Andalucía y Canarias siguen ocupando los tres últimos lugares del ranking.

Igualmente, ha señalado que, tal como se apuntaba en la anterior edición del Informe, la de 2018, se confirma la atonía competitiva de Cataluña, frente al leve y moderado dinamismo, respectivamente, de Comunidad de Madrid y País Vasco, y el intenso crecimiento de Comunidad Foral de Navarra.

Sin embargo, estos favorables datos correspondientes a 2019, antes de que se declarara la pandemia por el coronavirus, podría torcer, según la previsión, la situación competitiva tanto del País Vasco como de Navarra, en tanto que Madrid sufriría una “incidencia intermedia”.

Atendiendo a los resultados obtenidos, el coordinador del Informe, Patricio Rosas Martínez, ha indicado que “la competitividad estructural aumentó en promedio un 3,2% en 2019, en sintonía con la desaceleración generalizada que muestran los datos de la Contabilidad Regional de España. No obstante, este crecimiento agregado del ICREG se sitúa por encima de la variación media del periodo 2008-2019, aunque por debajo de la alcanzada en la etapa de recuperación y dos puntos menor a la de 2018”.

En este punto, añade que “El ICREG aumentó en 12 de las 17 CCAA, descendiendo su valor solo en Aragón y Principado de Asturias y no mostrando cambios significativos en tres regiones”.

Por su parte, José Carlos Sánchez de la Vega, director técnico del Informe, ha señalado que “la evolución del ICREG muestra un perfil claramente procíclico y que los ejes relativos a Capital Humano (eje 3), Innovación (eje 7) y Mercado de trabajo (eje 2) son los que presentan en 2019 los avances más importantes”. En este contexto, concluye que “solo se observa un descenso significativo en el eje referido a la Eficiencia empresarial (eje 6)”.

En relación al programa Next Generation EU (NGEU), el presidente del Club de Exportadores e Inversores Españoles y vocal del Consejo Consultivo del ICREG, Antonio Bonet, ha señalado que “los fondos no deberían obtenerse únicamente con presentar proyectos, sino que deben encajar con las directrices marcadas por la Unión Europea y correlacionar con cada uno de los ejes estratégicos”.

Ha añadido que “la eficiencia de los fondos dependerá de numerosos factores, tales como la definición del tipo de proyectos que cualifiquen para beneficiarse de las ayudas o el diseño operativo de la ejecución de los programas. En definitiva, dependerá de las políticas que diseñen las autoridades autonómicas de los fondos NGEU que reciban y la gestión que hagan de los mismos”.

A juicio del presidente del Consejo General de Economistas, Valentín Pich, “la Covid-19 está teniendo un muy negativo e intenso efecto social y económico a nivel mundial, y de manera preocupante en España y sus Comunidades Autónomas, mostrando en todo caso impactos territoriales muy dispares”.

Según Pich, “la emergencia sanitaria, social y económica que genera la pandemia hace imprescindible elaborar estrategias claras y flexibles para promover que nuestro país no sólo recupere el estado previo a la aparición del virus, sino que aumente su competitividad y emprenda una nueva etapa de desarrollo a la mayor brevedad posible ante un mundo que ha cambiado”.

Consecuencias de la pandemia

En esta edición del Informe, por razones obvias, se ha considerado oportuno llevar a cabo una primera aproximación al impacto que la pandemia puede tener en los niveles de competitividad regional. Como apunta Sánchez de la Vega, la crisis del gran confinamiento “presenta rasgos distintivos importantes respecto a otras anteriores, que van desde el origen (una emergencia sanitaria sin precedentes), a su carácter global (superior al de la “Gran Recesión”), pasando por su incidencia sectorial asimétrica (no afecta a todos los sectores por igual) o por el histórico desplome de la actividad económica”.

Si bien ha puntualizado que no se trata de una primera estimación del ICREG relativo al año en curso, sí se pretende identificar tres grandes grupos de CCAA en función del mayor o menor grado de incidencia que puede tener la pandemia en sus niveles de competitividad estructural.

Para ello, se ha llevado a cabo una selección de variables e indicadores directa o indirectamente relacionados con el ICREG. Los niveles de ocupación o desempleo, las previsiones de crecimiento, la estructura productiva, las cifras de trabajadores en ERTE o los indicadores sanitarios de seguimiento de la pandemia son algunas de las variables que han sido utilizadas.

A pesar de que la evolución cambiante de los indicadores obliga a una constante actualización, Sánchez de la Vega considera que “los bloques parecen bien definidos”. Así, las CCAA cuya competitividad se vería más severamente afectada por efecto de la pandemia serían Islas Baleares, Cataluña, Canarias, Comunidad Foral de Navarra y País Vasco.

Por el contrario, Galicia, Región de Murcia, Extremadura, Castilla-La Mancha, Cantabria y Andalucía formarían el grupo de CCAA en las que, aun siendo afectadas negativamente por la pandemia, el impacto final sería relativamente menor.

Finalmente, las CCAA con una incidencia intermedia serían La Rioja, Comunidad de Madrid, Aragón, Comunidad Valenciana, Castilla y León y Principado de Asturias.

Luis Miguel Belda
Director de Comunicación en la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) y Redactor jefe en TodoStartups