Los economistas ven la recuperación de España “de lo peorcito de la UE”

“España tiene una previsión de recuperación preocupante con respecto al resto de países de la Unión Europea y, económicamente, somos de lo peorcito de Europa”, según dijo este miércoles el economista José María Gay de Liébana en la presentación del Observatorio Financiero “Informe enero 2021” (relativo al tercer cuatrimestre de 2020) del Consejo General de Economistas, CGE, que tuvo lugar virtualmente.

Gay de Liébana presentó algunos de los retos y dificultades de la situación económica de España, Europa y el mundo en general apuntando a “un año con muchas incertidumbres, una recuperación en 2022 o 2023 y un gran límite en nuestro potencial de crecimiento futuro”.

No obstante, aunque la incertidumbre sigue estando en auge y la caída del PIB en el primer trimestre será negativa, el CGE mantuvo que la economía española crecerá un 5,5% y estima un repunte del 4,8%.

Junto al economista José María Gay de Liébana, estuvieron el presidente del Consejo, Valentín Pich; el presidente de la Comisión Financiera del CGE, Antonio Pedraza, y los coordinadores del observatorio, Montserrat Casanovas y Salustiano Velo. Todos ellos aportaron datos relevantes sobre la economía española haciendo especial hincapié en las peligrosas consecuencias de los rebrotes del virus en la recuperación económica tanto interna como externa.

Los resultados destacados fueron que el déficit se situará en torno al 9,4% del PIB y la deuda pública ascenderá al 121% del PIB en 2021 y al 122% en 2022. Datos que, según Gay de Liébana, “si no se transforma el sistema económico español, la recuperación económica resultará difícil o casi imposible”. En la misma línea, Pedraza alertó de que “el déficit estructural podría superar el 6%”.

Desde el CGE se incidió “en la transposición de la directiva de insolvencia pues podría ofrecer un marco regulatorio ‘idóneo’ que fomente la reestructuración de las empresas viables y liquidar en las mejores condiciones las inviables, minimizando los efectos colaterales nocivos del incremento de deuda en el tejido empresarial”.

Fondos europeos

La duda sobre si los fondos de la UE tendrán impacto sigue siendo alta y se teme que haya sectores que queden “muy dañados” por las crisis, entre los que se encuentran el turismo, la hostelería y, en relación a ellos, los servicios, los cuales conllevan al empleo del 78% del tejido productivo español.

Gay de Liébana cuestionó que “los fondos vayan a cumplir los requisitos y que el impacto será mínimo”. Algo que apoyó Pedraza, mientras que Pich apostó por el “optimismo”. Pedraza insistió en la pérdida de más de 100.000 empresas con una previsión en aumento en el entorno empresarial “tan capitalizado”. Esto, añadido a la poca receptiva de la banca en la concesión de créditos, pueden complicar la recuperación.

La dependencia de estos sectores hace que la recuperación sea difícil durante este año debido al cierre de fronteras, la limitación de la actividad y el distanciamiento social. Pedraza insistió en que “hay que hacer hincapié en el sector servicio pues el turismo ha perdido ocho puntos en su aportación del PIB influyendo mucho en el crecimiento español”. Este modelo productivo español, basado en la industria turística, a la capilaridad de pequeñas empresas y, por otra parte, a los autónomos.

La economía española tiene una gran vulnerabilidad

La deuda, el déficit y las pensiones son la vulnerabilidad de nuestro sistema productivo. Todo ello son la causa de la mayor tasa de paro de la zona euro y del resto de Europa, doblando las cifras en los resultados.

La sustanciosa caída del 11% del PIB en el año 2020, debido a la situación sanitaria y las repercusiones en la perspectiva económica, condujeron a un “crecimiento ligero del 0,4% en el cuarto trimestre”. Igualmente, tras los rebrotes de la tercera ola no se descarta “un crecimiento plano o incluso caída del PIB mayor”, resaltó Pedraza. Esto es debido al paro de la actividad empresarial por los confinamientos y la lenta vacunación. Velo también lo achacó a “que las ayudas de algunos sectores han sido inferiores por la elevada deuda”.

Casasnovas destacó que los mercados bursátiles se han comportado de manera diferente entre los diferentes mercados americanos, europeos y asiáticos. Incidió en que “el efecto negativo de la pandemia en la bolsa europea ha producido una caída del 15,5% del Ibex”.

Pedraza también apuntó a unos aspectos relevantes y preocupantes que se esperan para este año. Destacó el fin de la moratoria hipotecaria, de crédito y concursal y los ERTE que están “suponiendo un tapón muy importante que tiene difícil solución”. Igualmente, se espera un segundo semestre “complicado” debido a la retrasada inmunidad de rebaño. “Si no llegamos a junio con la mayoría de la población vacunada, la recuperación del turismo y, por ende, los servicios se verá truncada”, avala. Los economistas creen que la recuperación no será hasta “2022 o 2023”.

Tal y como apuntaron Gay de Liébana y Pedraza en cuanto a un primer trimestre de 2021 “complejo”, Velo reiteró que “si comienza la movilidad y mejora el ámbito sanitario, el segundo semestre podría ser más interesante”.

Economía mundial

En cuanto a la economía mundial, Gay de Liébana apuntó al crecimiento de China del 2,3% con una previsión del 8,1% en 2021 convirtiéndose en la actual potencia económica dejando a Estados Unidos en la segunda posición. A pesar de que el cierre deficitario del -3,5 del PIB es negativo a nivel mundial, “es más suave de lo que se tenía previsto”.

El 2021 supone la recuperación económica mundial para la mayoría de los países donde las economías emergentes seguirán avanzando y las avanzadas tendrán más difícil el alcance. Con todo ello, se prevé una desaceleración donde la zona euro será la más castigada junto con Reino unido.