Madrid pide a Sánchez permiso para invertir su superávit en pymes y autónomos

El Ayuntamiento de Madrid, ciudad que supone en el conjunto España el epicentro de la pandemia del coronavirus por el número de infestados y fallecimientos por esta causa, pidió este martes al Gobierno de Pedro Sánchez poder hacer uso de su superávit, cifrado en unos 600 millones de euros, para poder acometer medidas que palien las consecuencias económicas sobre los más afectados en la capital.

Así lo señaló el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, en una entrevista en directo concedida al diario El Economista, en la que reclamó del Ejecutivo central que “nos deje utilizar ese dinero para reactivar económicamente la ciudad con líneas de ayudas, incentivos fiscales y campañas de promoción de Madrid en el mundo”.

“Parece mentira que un gobierno que se dice de izquierdas”, en alusión a la coalición que sustenta al presidente socialista Pedro Sánchez, permita que ese dinero “se pierda en amortización de deuda cuando podría tener como finalidad las personas”.

Explicó que desde el minuto uno, cuando, en colaboración con la Comunidad de Madrid, advirtieron que el COVID-19 iba a plantear serios problemas socioeconómicos, la administración que preside aprobó los primero planes para ayudar a autónomos y pymes.

“Fuimos la primera administración que aprobó un plan de medidas económicas, ya en la primera semana de marzo, medidas que afectaban a 105.000 locales de hostelería de Madrid”. A la semana siguiente, prosiguió, el Consistorio aprobó un segundo paquete de medidas “para dotar de la liquidez necesaria” a las pymes y autónomos, “y generar avales, en colaboración con la Comunidad de Madrid”. Además, “fuimos los primeros que acordamos la moratoria en el pago de los impuestos municipales”.

Entre las nuevas medidas previstas en Madrid para propiciar la más rápida recuperación de la economía, principalmente desde el sector de la restauración como uno de los principales dinamizadores, Martínez-Almeida habló de aumentar el espacio de terraza y de ofrecreles a quienes no lo tengan un espacio público de forma transitoria. Al mismo tiempo, dotar de incentivos fiscales y “generar confianza en los ciudadanos, además de y ayudarles a instalar medidas de seguridad en sus locales”.

“Vamos a tener que modificar conductas de comportamiento, y es muy importante generar actividad en la calle que nos permita recuperar esta ciudad, donde la hostelería juega un papel muy importante, de dinamizador de la ciudad”, aseveró.

Prórroga del estado de alarma   

Preguntado por el amago del PP nacional de no apoyar la prórroga del estado de alarma y optar por otras fórmulas jurídicas menos invasivas en derechos fundamentales de los ciudadanos, se alineó con la posición de su presidente, Pablo Casado.

Señaló, a su juicio, que “hay un ordenamiento jurídico que ampara la movilidad de los ciudadanos” en un momento que exige que el Gobierno no lo plantee en los términos de “‘o yo o el caos'”.  “Como forma de acercamiento político al PP, lo mejor no es echándole los muertos como amenaza”, denunció.

El alcalde de Madrid exigió de Pedro Sánchez que asuma que “debe cambiar de conducta, que no puede insultar ni descalificar a aquel partido que es determinante, como es el PP”, mientras que deploró que a los que le apoyan, como ERC, que ya ha confirmado sju pleno rechazo a la prórroga del estado de alarma, “no les dice nada”, pero sí al PP, “de manera chulesca y amenazando al jefe de la oposición”.

Luis Miguel Belda
Director de Comunicación en la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) y Redactor jefe en TodoStartups