Rafael Catalá anima al ecosistema jurídico a digitalizarse

Fotografía: Ana María Soto
Reportaje fotográfico: Ana María Soto

El titular del Ministerio de Justicia, Rafael Catalá, animó a quienes conforman el ecosistema jurídico a subirse al tren de la transformación digital y hacer un uso común de las nuevas tecnología en el ejercicio de sus funciones. “La tecnología permite alcanzar niveles de detalle e información” que se deben aprovechar, afirmó en el Legal Management Forum 2017.

Bajo la presidencia de honor del rey Felipe VI, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, inauguró este martes en el Auditorio Mutua Madrileña de Madrid la cuarta edición del que calificó como el “evento jurídico del año”, que, organizado por Wolters Kluwer e Inkietos, volvió a conducir, un año más, la periodista Gloria Serra.

IMG-20171024-WA0008 (1)

Antes de profundizar en los aspectos más vinculados con el objeto del evento, para empezar, el ministro hizo “una llamada al debate, a la reflexión, al diálogo, a la controversia, a la discrepancia y el intercambio de ideas en un contexto en el que todos estos elementos democráticos se hacen importantes y necesarios más que nunca”.

Apeló, asimismo, a la reflexión de todos los ciudadanos, en especial a aquellos que se han formado en democracia en el entorno del Derecho y en relación a los principios fundamentales, el respeto a la Ley, a la Constitución, el cumplimiento de las sentencias o la igualdad, pues se presenta necesario volver a hablar de ellos cuando parecían ya consolidados, en velada alusión al problema político en Cataluña.

Este hecho, para Catalá, pone de manifiesto que nos encontramos en un momento trascendente donde la reflexión y la aportación de ideas se hace más necesaria que nunca, sentenció.

Y en materia, en su discurso de apertura abordó tres temas para él fundamentales: el primero de ellos, la innovación y transformación tecnológica en el ámbito del ejercicio del Derecho y la Administración de Justicia, objeto de la edición 2017 del Legal Management Forum. En este sentido apuntó que para ser capaces de incorporar las nuevas tecnologías al mundo de la Ley tanto la Administración de Justicia como los profesionales que los conforman, “que son sus protagonistas”, han de saber enfrentarse al desafío que las nuevas tecnologías presentan.

Para el ministro “la tecnología permite alcanzar niveles de detalle e información” que se deben aprovechar. Como ejemplo, señaló el ‘Proyecto Jurimetría’ que está desarrollando Walters Kluwer y a través del cual los profesionales pueden gestionar millones de bases de datos; o Lexnet, que a pesar de la burocracia asociada a la administración pública así como dificultades derivadas de su implantación ha mejorado la comunicación entre los tribunales de justicia y los despachos de abogados. Aun siendo consciente de que Lexnet no funciona todavía como debiera, se comprometió a seguir trabajando en su mejora.

IMG-20171024-WA0009

Para Catalá el Ministerio de Justicia está sufriendo un proceso de innovación dirigido a un mejor servicio a los ciudadanos así como para los profesionales que les prestan sus servicios. Como muestra de ello aportó un dato: el 80% de los órganos judiciales utilizan la tecnología desde la entrada de las demandas (vía Lexnet) hasta la firma digital con la que se firman las sentencias por parte de jueces y magistrados, trabajando para ello con los mejores proveedores de servicios en el sector de las telecomunicaciones.

El segundo de ellos versó sobre la globalización del ejercicio de la abogacía, un fenómeno que está condicionando el ejercicio de sus profesionales. En este sentido, el ministro de Justicia apuntó que nuestra integración en la Unión Europea es un ejemplo de esa globalización, habiendo roto barreras y obligando a las instituciones públicas a cambiar su manera de funcionar.

Así ha sido, principalmente, en la mejora de un marco normativo que permita (sobre todo en los campos del Derecho Civil y Penal) que se termine de eliminar cualquier atisbo de frontera legislativa, pues los despachos de abogados trabajan a día de hoy sin fronteras, ya que los casos que se presentan en sendos campos trascienden tanto la barrera física de nuestro país como la barrera normativa de cara a la resolución de conflictos judiciales de esta índole, internacionalizándose.

El tercer tema al que Catalá se refirió fue al hecho de que todos los profesionales del sector deben trabajar de manera conjunta, por lo que aprovechó su discurso inaugural para pedir a los asistentes y profesionales del Derecho y la Justicia en general ayuda para crear un “estado de opinión, de exigencia a los poderes públicos” en aras de exigir a los poderes públicos un sistema de facilitador, ágil y resolutivo.

Entorno a esta cuestión aludió a la “Estrategia General de Justicia”, lo que definió como un gran acuerdo político e institucional para el que se ha creado en el ámbito parlamentario, concretamente, en el Congreso de los Diputados, una subcomisión integrada por políticos, asociaciones profesionales (como los colegios profesionales), así como miembros de las Comunidades Autónomas que tienen competencias sobre materia de Justicia.

También señaló que el Ministerio de Justicia, a tenor de las carencias del sistema judicial español, está trabajando ya en varias líneas de actuación basadas en reformas legislativas, promoviendo una profunda reforma legal y judicial en materia de Derecho Civil, Penal así como Mercantil, entre otros.

Para finalizar, Rafael Catalá animó a los asistentes a seguir trabajando día a día y a “confiar en las cosas que van a llegar”, fruto del trabajo, esfuerzo, diálogo y el consenso, fundamentalmente, algo que también es aplicable a las instituciones públicas relacionadas con la cartera que representa, asegurando que así saldrá fortalecido nuestro Estado de Derecho y nuestra democracia.

Ana María Soto
Periodista y escritora. Entiendo el emprendimiento como el futuro y por ello estoy en continua investigación en este campo.