Tesla y los bitcoins

A principios de Febrero 2021 el pretoriano, cofundador de PayPal y director general de Tesla, anunció que la compañía de coches había invertido 1.500 millones de dólares en la compra de bitcoins y aventuró –comunicándolo también a la SEC el regulador americano– que pronto podrían comprarse sus coches pagando en Bitcoin. Pues bien, hace escasas horas Musk ha anunciado en Twitter –a sus 49 millones de seguidores- dos importantísimas noticias en sendos mensajes absolutamente lacónicos:

Sin espectaculares presentaciones tipo las Keynotes de Steve Jobs ni abarrotadas ruedas de prensa, el sucesor de Jeff Bezos como hombre más rico del mundo –Forbes Ene 2021- da un paso muy difícil de seguir por otras grandes compañías del sector.

Aquel ocho de Febrero, antes de anunciar la inversión de 1.500 mill USD, un Bitcoin costaba 32.279 EUR y a las pocas horas subió hasta 38.000 euros, es decir un 17,7 % . Sin embargo lo invertido en la criptomoneda no alcanzaba el 0,8% de la fortuna de Musk, valorada –siempre según Forbes- en aquellos momentos en 188.500 millones de dólares,  porcentaje muy dentro de la famosa regla del 2%.

Un trader, reza la regla, no debe arriesgar, en una sola operación, más del 2% de su capital. La operación de Tesla -inversión a largo de sus excesos de tesorería y antítesis del trading- enfatiza muy bien una de mis frases preferidas y muy apropiada para quienes amamantan una nueva startup: “lo arriesgado es no arriesgar”, como bien repiten Kostolany y Kiyosaki. Con el riego se gana mucho y eso sin hablar de dinero sino tan solo de experiencia y motivación

Los dos tuits de Musk presagiaban un aluvión de imitadores. Sin embargo la cotización de la cripto apenas subió un 5% y hasta ahora, ninguna gran empresa parece darse por aludida. La razón es sencilla. Según la web, el modelo X de Tesla cuesta 113.190 USD, es decir unos dos bitcoins al cambio de hoy 24/3/2021. En cambio el pasado verano hubiéramos necesitado 9,6 BTC para comprar el mismo coche. Por el contrario, si el bitcoin doblara su precio, Tesla habría recibido por ese coche 226.380 dólares.

Pocas empresas se atreven a asumir tales fluctuaciones. ¿Cuál sería su cifra de ventas si, antes de terminar el ejercicio, se divide por tres –o seis- la cotización de la cripto? La solución de Tesla, para evitar ese inconveniente,  se explicaba  en otro tuit también del Miércoles: “los bitcoins no serán convertidos en dinero fiat”

Como sabemos se denomina fiat al dinero fabricado por los gobiernos, como el dólar y el euro, dinero no respaldado por oro ni tesoro real alguno.

Para Musk y por supuesto para quien esto escribe, bitcoin parece, al menos en teoría, bastante mas sólido que el fiat gubernamental, ignorando así las advertencias de la FED entre otros bancos centrales y permitiendo a Keynes (1883-1946) –el cual, en contra de la creencia popular, no ganó ningún Premio Nobel de Economía porque estos aun no existían- descansar por fin en paz.

Para terminar recordar como cuando Musk se quejaba en Clubhouse, la nueva audiored social: llego tarde a la fiesta, debería de haber comprado hace 8 años”, un tuitero le respondió: “la fiesta, Mr. Musk, acaba de empezar”

Gonzalo López de Ayala y Díez de Rivera es economista y licenciado en Ciencias Actuariales