Universidades y empresas se vuelcan contra el coronavirus

The Open Ventilator es un nuevo respirador artificial diseñado para ayudar a pacientes de COVID-19 con dificultades respiratorias graves, cumpliendo con las especificaciones médicas de las autoridades sanitarias. Se trata de uno de los proyectos más relevantes, paradigma del esfuerzo que hacen estos días universidades y empresas por colaborar en la lucha contra el coronavirus.

Este dispositivo, creado por Javier González, egresado en Ingeniería de Materiales por la URJC, es más robusto y rápido de producir que aquellos que requieren impresión 3D, afirman sus creadores, quienes subrayan que se trata de un proyecto de un respirador de bajo coste, colaborativo, solidario y sin ánimo de lucro.

Para materializar su idea, él y otros colaboradores han creado la asociación sin ánimo de lucro The Open Ventilator, que preside personalmente. Uno de sus vicepresidentes, Álvaro Gállego, destaca en declaraciones a TodoStartups que este respirador “se ha hecho de la mano del asesoramiento de médicos especialistas”.

En suma, está pensando para cuando no se disponga de alternativas adecuadas, dado que es de bajo coste y producción escalable. Utiliza piezas certificadas y probadas. De hecho, esta misma semana empiezan los ensayos clínicos, y cuenta ya con financiación de la Fundación Mapfre: un total de 20.000 euros para costear los prototipos.

Thje Open Ventilator lleva incorporado un mecanismo para regular el volumen y la presión durante todo el ciclo respiratorio y su software ya se encuentra en disposición de cumplir con los requisitos mínimos solicitados por las autoridades sanitarias. La naturaleza del proyecto, insisten sus promotores, es sin ánimo de lucro y de código abierto, por lo que cualquier país podrá descargar el diseño, el código y las instrucciones de ensamblaje.

Paralelamente, la Universidad a Distancia de Madrid, UDIMA, y EXES, centro colaborador, se ofrecen para la fabricación de respiradores artificiales en impresión 3D, así como máscaras protectoras o cualquier otro utensilio que las autoridades sanitarias estimen necesario. La institución educativa dispone de un total de 6 impresoras 3D, que dirige el equipo de especialistas de EXES, bajo la coordinación de su CEO, José Antonio Álvarez.

EXES, centro de formación en tecnología y uno de los referentes de formación en impresión 3D en Madrid, propuso hace unos días a la Administración pública asumir la fabricación de respiradores artificiales desarrollados con esta herramienta. Álvarez explica a TodoStartups que, adicionalmente, las seis impresoras 3D están en disposición de fabricar también máscaras “con el fin de proteger a nuestros sanitarios de posibles contagios”.

Luis Miguel Belda
Director de Comunicación en la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) y Redactor jefe en TodoStartups