Ya no es antes ni para Airbnb ni para los anfitriones cubanos

Ya no es antes para Airbnb en Cuba. Los Trabajadores por Cuenta Propia (TCP), arrendadores de casas de renta que se promocionaban únicamente en la plataforma, comienzan a buscar otras alternativas.

El aumento en la penetración del Internet en el país ha variado las dinámicas de promoción de los arrendatarios, quienes ahora emplean las redes sociales, la inserción de anuncios en páginas amarillas, en páginas web propias de cada negocio  o en “Airbnbs a lo Cubano” como encuba.net o thecubanhouses.

Esta situación coincide con la temporada baja del turismo en Cuba, y con las restricciones de viaje que el gobierno estadounidense impuso a sus ciudadanos. Por lo que, la realidad es otra tanto para Airbnb como para los anfitriones nacionales, quienes vieron su esplendor cuando en el 2017 se reportó la entrada de 560 mil turistas y 40 millones de dólares en ingresos para los arrendadores en dos años.

Estos “Airbnbs a lo Cubano”, además de contar con casas, apartamentos y habitaciones también ofrecen tours y excursiones por el país, ofrecen información al viajero, incluso, organizan bodas en Cuba, fiestas y eventos.

Un todo en uno, una Agencia de Viajes a lo cubano que, si bien utilizan las TICs como medio para su desarrollo, la Transformación Digital aún no llega al negocio.

A diferencia de Airbnb donde el turista reserva el alojamiento que más se ajusta a sus necesidades, acá el turista debe esperar que las operadoras confirmen (vía telefónica) con los dueños de casas de renta y, así garantizar disponibilidad.

Sin embargo, y a pesar de las precariedades, durante años de operación, han acaparado un segmento del mercado que los prefiere.

Airbnb determina el precio de una reservación, mientras que los “Airbnbs a lo Cubano” cobran 5 cuc por cada habitación llenada, mientras 10 cuc si son casas particulares con piscina. Sin embargo, Airbnb se prefiere debido a su fama y su confianza.

Principalmente, esta última cuestión, pues muchos arrendadores cubanos que tenían sus alojamientos en la plataforma Booking, han visto su dinero en el limbo. En este post se evidencia cómo las “transferencias quedaban en un espacio virtual inaccesible”.

Por tal razón, Airbnb continúa siendo el preferido para los arrendadores cubanos no solo porque el destino Cuba es uno de los destinos más cotizados de América Latina y La Habana se iguala a Ciudad de México con más de un millón de visitantes, sino también con el auge de las experiencias, lo cual suma atractivos e incentivos económicos.

La diversidad en las experiencias de Airbnb en Cuba, es lo que encuentran los turistas al reservar una aventura diferente para su estancia. Ahí puedes encontrar desde visitas a negocios gastronómicos a aprender clases de salsa.

Además, de los Airbnb a lo Cubano, estos dueños de casas de renta, también-sin saberlo-ayudan al auge de figuras como el Community Manager o el SEO para posicionarle sus alojamientos, y defender la marca en redes sociales.

Ello corresponde a que el 60 % de encuestados en el estudio Emprendimientos turísticos: realidades y desafíos para Cuba “emplean Internet, por lo que muchos de estos negocios cuentan con páginas propias y con otras que se utilizan para vender esta oferta no estatal”.

Dicho estudio realizado en varias regiones del país también evidenció cómo se ha aumentado la disponibilidad de alojamientos con los que cuenta el país.

Sectores 2014 2015 2016 2017
Estatal 14.044.830 16.324.147 12.435.850 12.372.243
Privado 3.445.845 4.412.525 4.545.734 5.190.815
Total 17.490.675 20.736.672 16.981.584 17.563.058

Con información del estudio, las cifras corresponden a los cierres del primer semestre (enero-junio) en cada año.

Sin embargo, habrá que esperar la evolución de este año-en cuanto a visitantes-para confirmar si realmente ya no es antes para Airbnb ni para los anfitriones cubanos.