Preparar a los universitarios para el nuevo orden tecnológico: objetivo prioritario

David Soto, General Manager de IBM, inaugura la jornada en el IBM Client Center de Madrid. |FOTOGRAFÍAS: Marta Peiro

En una sociedad que está experimentando profundos cambios por el auge y las disrupciones de las nuevas tecnologías, las compañías consideran que la búsqueda del talento joven es un elemento primordial para hacer frente a las transformaciones del mercado. Empresas como IBM buscan, de esta manera, crear relaciones con las universidades para animar e impulsar a los estudiantes a descubrir los nuevos recursos digitales y desarrollar las tecnologías del futuro.

En esta línea inauguró este viernes David Soto, General Manager de IBM, la jornada “Las Universidades, en el centro de la innovación y el futuro, de la mano de la tecnología” en el IBM Client Center de Madrid. Durante su intervención, en la que aseguró que la multinacional posee “más de 300 profesionales trabajando con las universidades”, estableció como primordial “potenciar el apetito y la capacidad de aprender”.

José Fernando García, University Programmes Spain Leader IBM

Soto analizó cómo, a raíz de los cambios tecnológicos, “los trabajos se van a rediseñar constantemente”. Por ello, afirmó, “hay que cultivar en los alumnos la capacidad de vivir en un mundo menos confortable desde el punto de vista de la necesidad de reinventarse cada día”. Esta necesidad lleva implícita, dijo, una “capacidad de asumir riesgos”. Por ello, expresó la importancia de “impulsar a los talentos para que puedan tomar decisiones, y a veces equivocarse”. Las universidades, declaró, “tienen que buscar y aprender y potenciar el talento”.

Los retos de las instituciones de educación superior, según consideró José Fernando García, son “investigación, digitalización y emprendimiento. Justo las tres áreas donde IBM considera que puede ayudar”. A través de los esfuerzos de la multinacional especializada en tecnología, comentó, los estudiantes podrán “ayudar a las empresas en la mejora de sus capacidades”.

José Miguel Ordax, IBM Cloud Technical Lead

El University Programmes Spain Leader de la compañía animó a los alumnos a participar en la convocatoria Watson Build. Es un concurso basado en “la creación de aplicaciones de inteligencia artificial que ayuden en diversas áreas tecnológicas” para que los estudiantes “creen startups y empiecen a ser parte del ecosistema creativo”.

También anunció la convocatoria Call for Code. A través de esta se trata de “mejorar con tecnología las amenazas sufridas por culpa de los desastres naturales”. En la edición de este año, dijo García, equipos de entre 1 y 5 estudiantes deben crear aplicaciones, siendo las mejores premiadas el 13 de octubre.

Para favorecer la participación de los jóvenes en el desarrollo de nuevas tecnologías, IBM ha desarrollado una serie de recursos y programas. Entre ellos se encuentra IBM Cloud, un “catálogo de soluciones Open Source” donde la compañía “ofrece todos sus recursos tecnológicos”, explicó José Miguel Ordax. Para acceder a él y “utilizar las diferentes tecnologías para desarrollar y programar sus diferentes soluciones”, el IBM Cloud Technical Lead comentó que pueden usar “cuentas Lite” o la “página web de Academia”.

Belén Perales, Corporate Citizenship and Corporate Affairs Manager IBM

En IBM Cloud existen una serie de materiales para que “los jóvenes sean capaces de usar la tecnología y crear, pensar, emplear la lógica”, expuso Belén Perales. “Los niños deben ser capaces de entender y manejar los elementos básicos de creación e innovación tecnológica y para ello se debe incentivar en los institutos el desarrollo de proyectos creados a partir de retos sobre problemas reales, con programación”, consideró la Corporater Citizenship and Corporate Affairs Manager de IBM. Todo ello impulsando la “capacidad de innovar y crear. Equivocarse no importa”, puntualizó.

Con este fin, se han creado una serie de programas que van desde estancias formativas hasta soluciones de Inteligencia Artificial. Desde el punto de vista de los docentes, Perales enunció el Reto Skills Build, a través del cual “empleados comparten su conocimiento de ramas STEM a través de una plataforma con materiales y recursos”, y Teachers Try Science. Este último es una “plataforma de colaboración para que docentes de todo el mundo compartan información”. También se imparten cursos y programas formativos para profesores de Educación Primaria basados en la idea de “crear para aprender” sobre programación y robótica.

Ignacio Alonso, Analytics IT Specialist IBM

Ayudándose de la Inteligencia Artificial, IBM ha desarrollado Watson va a clase. Se trata de una “introducción a la inteligencia artificial en E.S.O. y Bachillerato”. Para implementarlo, relató Perales, ha tenido lugar una experiencia piloto con 25 profesores. Watson ha permitido el nacimiento de Dino, el “juguete con chip de inteligencia artificial” cuyo fin es “motivar a los niños a aprender inglés”.

Watson ha dado lugar también a la plataforma Watson Studio, que integra “artículos, tutoriales y bases de datos para trabajar con Inteligencia Artificial”, destacó Ignacio Alonso. Esta, según el Analytics IT Specialist de IBM, permite “trabajar de forma colaborativa con los alumnos, en equipo, con una misma plataforma”.

Por otra parte, los niños de entre 6 y 7 años pueden “ser creadores de sus historias y juegos interactivos” gracias a Bits & Bytes, y los estudiantes de entre 14 y 15 años pueden asistir al primer seminario de computación cuántica, según anunció Perales.

Lucas Lamata, profesor UPV

Desde un punto de vista social, IBM busca romper con estereotipos y discriminaciones. Así, para acabar con el estereotipo de que tecnología y ciencia son sectores masculinos se ha creado el Día de las Niñas en las TIC. “Ciencia y tecnología son para todos y cada uno puede decidir”, defendió Perales. Por último, se trata de impulsar la iniciativa P-Tech. Con ella se pretende “crear dos años adicionales de enseñanza para jóvenes de familias desfavorecidas que quieran tener una educación complementaria” y no puedan entrar en la universidad por falta de recursos, explicó.

Elías Fernández Combarro, profesor Universidad de Oviedo

Además de ‘La Nube’ y los avances en Inteligencia Artificial, IBM también está tratando de impulsar la computación cuántica en las universidades. Para mostrar los experimentos que se están haciendo en este ámbito a nivel estudiantil, Lucas Lamata, profesor de la Universidad Politécnica de Valencia habló de los trabajos, centrados en simulaciones cuánticas y vida artificial en tecnologías cuánticas, que están realizando sus alumnos.

Por su parte, Elías Fernández, expuso las conclusiones del “estudio de los semicuerpos finitos, estructuras atípicas” en las que trabajan los estudiantes de la Universidad de Oviedo. “Partiendo de un problema que a nosotros nos interesa por otros motivos, estudiamos las posibilidades de abordarlo de forma cuántica y llegamos a una ejecución exitosa, real, en un ordenador cuántico tangible”, analizó.

De izquierda a derecha, Fernández, Combarro, José Paulet y Hernán Indíbil, alumnos de la UCLM, y Javier París, alumno de la UAM.

Ambos docentes señalaron que se ha producido una “evolución significativa, un avance espectacular” en el desarrollo de esta tecnología en las facultades en los últimos años. Aunque Fernández destacó la posibilidad de “usar un ordenador cuántico real”, admitió la existencia de “cierta barrera de entrada a conocer la computación científica”. Ante ello, recomendó “cambiar la mentalidad en las universidades a través de nuevos planes de estudios”. Lamata, en este sentido, recordó que su centro es “la única universidad que ofrece un máster en tecnología cuántica”.

En representación la Universidad de Castilla-La Mancha, Hernán Indíbil reconoció la “aparición de nuevas tecnologías y proyectos” en este ámbito, y resaltó la posibilidad de “establecer algoritmos en un ordenador real de forma accesible”. Su compañero, José Paulet, reconoció que las empresas “quieran abrir sus recursos”. Por su parte, Javier Paris, alumno de la Universidad Autónoma de Madrid, recomendó a los centros educativos superiores “hacer más hincapié” puesto que, dijo, el de la computación científica “es un mundo que no se explota demasiado en este sentido”.