Proponen que los profesores universitarios estén “más ligados al mundo profesional y menos académicos”

La Fundación COTEC lanzó este martes una campaña con ideas para renovar la universidad. Un decálogo que arranca por la oportunidad, o más bien necesidad, de no perder el tren de la actualización permanente, de quedar como en un bucle sin salida en el que la oferta formativa llegue siempre con retraso a las cambiantes necesidades laborales del mercado actual. Para ello, revisión de los marcos regulatorios y administrativos.

Es preciso aligerar los procesos y flexibilidad las normas para que las universidades tengan un mayor margen de actuación, autonomía y desarrollo. Un marco regulatorio flexible que permita a las instituciones académicas incorporar con agilidad nuevas titulaciones, contenidos y estructuras. Solo de este modo, se advierte en el informe de la Fundación COTEC para la innovación, se dará respuesta “a los cambios en igualdad de condiciones que otras instituciones educativas no formales, sociales y empresariales”.

Otra propuesta que liga directamente con ello sería la puesta en marcha de nuevos formatos educativos que sean abiertos, breves y actuales: “Formatos ajustados a la urgencia de las demandas sociales y laborales, que respondan a las necesidades de cada momento, y que al mismo tiempo permitan a las universidades conservar su liderazgo en el marco de la formación continua”.

Remachando este propósito, una tercera idea que deslizan los expertos de la Fundación COTEC, la integración en los procesos educativos universitarios de las experiencias de aprendizaje, la mayoría de las cuales, actualmente, tienen lugar fuera de las instituciones educativas formales. En este contexto, la Formación Profesional y la oportunidad de que se establezcan lazos estrechos con la universidad para ahondar en esta premisa.

Hilando con lo anterior, los expertos alertan del tradicional modelo de transmisión de conocimiento y de la ocasión de superar un diseño fundado sobre la base de la lectura, los ejercicios prácticos y la entrega de trabajos académicos. Así, proponen “experiencias reales de aprendizaje, que combinen conocimiento, aplicación práctica, tecnología, relación con iguales, contacto con otras instituciones y personas y aprovechamiento de otros espacios educativos”, entre otras medidas.

Desde luego se incide en la incorporación a las universidades de perfiles docentes distintos al tradicional, que sean más flexibles pero, sobre todo, “más ligados al mundo profesional y menos académicos”. Como también que se refuerce la idea de la formación continua como un camino sin retorno, en el que el alumno sea consciente de que un título determinado solo cubre las expectativas de un periodo limitado en el tiempo.

El estudio de la Fundación COTEC insiste en la asignatura aún no superada, que es la proximidad que debe presidir la relación entre la universidad y la sociedad a la que se propone preparar, así como la innovación como referente, que debe alcanzar a todos los ámbitos del Campus. La iniciativa presentada es fruto del trabajo de tres años en el que han participado medio centenar de colaboradores, entre expertos y representantes del mundo universitario.