Seis de cada diez docentes se han sentido “abandonados” en su labor en pandemia

docentes pandemia educación telemática

“Ha sido un reto para la comunidad escolar; las TIC han ayudado a que la educación llegue a muchos alumnos, pero también ha destapado situaciones económicas sufren otros”. La frase, de varios profesores de un colegio de la Comunidad de Madrid, resume las dos caras de los últimos 15 meses en el sector educativo. Según un estudio de la plataforma Micole seis de cada diez docentes se han sentido “abandonados” en su labor por los políticos.

El informe, elaborado en colaboración con el grupo de investigación Fundamentos de la Educación y Responsabilidad Social Educativa (FERSE) de la Universidad Rey Juan Carlos, ha encuestado a 351 profesores españoles para analizar la gestión de la pandemia a nivel educativo. Según los resultados, apenas un 30% aprueba las decisiones tomadas por el Ministerio de Educación durante el confinamiento.

Después de un curso y medio complicados, los profesores reconocen que la actitud de estudiantes, familiares, compañeros y directivos ha sido clave. Pero critican el tono de “improvisación” de las medidas tomadas a nivel estatal y autonómico, con “falta de protocolos claros” y “poca ayuda”. Algo que se notó mucho más en los centros públicos.

Actitud y veteranía

La gran mayoría (80%) estuvo de acuerdo con las decisiones tomadas en sus respectivos centros, especialmente en las escuelas privadas (del 86% al 90% tras el confinamiento). Además ha quedado patente que la experiencia de los más veteranos ha permitido a los más jóvenes sobrellevar mejor la pandemia. Lo que, sin embargo, no quita el peso emocional que ha tenido este año y medio en los profesionales de la educación.

Agotamiento ante la incertidumbre. Así podría resumirse el saldo de estos meses. Un 60% de los profesores encuestados afirma estar “quemado”, cifra algo superior en los centros públicos. Frente a ello, el resultado es al menos agridulce, y no sólo agrio, gracias a la mayor “unión” que el 44% de los docentes ha sentido con directivos, alumnos y familias.

La brecha digital se ha notado más en las escuelas públicas, que ya en 2020 avanzaban en otro estudio de Micole que no estaban preparados para enseñar de forma telemática. Pero también les ha empujado a tirar de ingenio para seguir adelante.

“Es de admirar el esfuerzo de los docentes por encontrar recursos y actualizarse en tiempo récord” valoran desde un colegio concertado en Cataluña. “Todos se han implicado” en el uso de nuevas herramientas (a través webinars y cursos online), “reinventando las clases independientemente de su edad o formación en tecnología”, añaden.