El número de falsos autónomos no supera las 100.000 personas

El número de trabajadores autónomos que trabajan predominantemente para una única empresa se ha mantenido estable en los últimos años y hoy por hoy los falsos autónomos no superan los cien mil en número. Así lo refleja un informe elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) con datos facilitados por la sección EPA del Instituto Nacional de Estadística y por la Seguridad Social.

En 2009, de los 3.157.046 de autónomos afiliados a la Seguridad Social, el 4,8% (151.700) trabajaban predominantemente para una única empresa (el INE los llama trabajadores independientes); en marzo de 2013, mes en el que entró en vigor la tarifa plana para nuevos autónomos, el porcentaje era del 5,6% del total de autónomos, y a 31 de diciembre de 2017, los últimos datos que tenemos muestran que el porcentaje de autónomos que trabaja predominantemente para una empresa es el 5,8% del total del colectivo (187.000 autónomos de los 3.200.314).

El informe elaborado por ATA muestra, además, cómo en los cuatro años anteriores a la puesta en marcha de la tarifa plana, entre 2009 y marzo de 2013, se incrementan los autónomos que trabajan predominantemente para una única empresa (el INE los llama trabajadores independientes) en 16.700 y de marzo de 2013 (cuando se pone en marcha la tarifa plana) a cierre de 2017 el incremento es de 18.600. Es decir, crecen en una progresión similar a la del incremento de autónomos en estos periodos de 4 años.

 

Aunque el falso autónomo suele encajar en este perfil, ATA aclara que “los que trabajan para una sola empresa no tienen por qué ser falsos autónomos, ya que en esta cifra se incluye, por ejemplo, a transportistas con vehículo propio y tarjeta de transporte que están obligados por el Estatuto de los Trabajadores a estar de alta como autónomos aunque trabaje para una única empresa. Lo mismo que los agentes comerciales y de seguros que tienen su propio contrato de agencia”, precisa en un comunicado.

ATA estima que, descontando estos autónomos transportistas y agentes (que son autónomos económicamente dependientes), el número de falsos autónomos (con una relación encubierta de trabajo asalariado) se podría cifrar entre 90.000 y 100.000 personas.

Lo que ATA sí ha percibido ha sido un trasvase de sector de estos falsos autónomos: si en 2008, el 80% se englobaban en el sector de la construcción, actualmente, analizando los datos por sectores, se comprueba como en torno al 25% están en el sector de la comunicación. Y es que en 2008 había 30.000 periodistas autónomos y ahora hay 65.000, duplicando en sólo diez años su registro.

También se encuentran falsos autónomos en sectores de reparto de comida (sin vehículo propio, ya que una bici no se considera vehículo), industria cárnica, y profesionales liberales (arquitectura, peritos y abogacía). En la construcción los falsos autónomos ya son una minoría, aunque desde ATA se alerta de que puede que se vuelva a producir un nuevo repunte si el sector mantiene el ritmo de recuperación actual.