Argentina reajusta su sistema fiscal y “vuelve a mirar al mundo”

El ministro de Hacienda de Argentina, Nicolás Dujovne, este jueves en el Hotel Ritz de Madrid. | FOTOS: Alberto Orellana

“Argentina está atravesando un momento histórico” tras abandonar “12 años de populismo” en 2015. La endogamia y cerrazón económicas y políticas han dado paso a una situación “desafiante”. Pero a través de la separación de poderes, la reforma fiscal “más ambiciosa de su historia” y la apuesta por la integración de la economía argentina en el resto del mundo, Nicolás Dujovne espera “sentar las bases sobre un crecimiento sostenible”.

El ministro de Hacienda argentino señalaba este jueves en Madrid las claves para reflotar al país, y en cuyo proceso tienen especial peso las relaciones con España, para alcanzar acuerdos como el de MERCOSUR y la Unión Europea o la entrada de Argentina en la OCDE.

Durante el debate organizado por Nueva Economía Fórum en el Hotel Ritz, el ministro señaló la importancia que tiene recuperar la inversión privada para reconducir la economía. “Entendemos la inversión del sector privado como la base para la generación de prosperidad. Con más inversión nos volvemos más productivos”, con lo que “tendremos mejores salarios y bajaremos la pobreza”, desgranó Dujovne. Así generarán un “círculo virtuoso” que les permitirá finalmente convertirse en un país “más equitativo y converger hacia los estándares de las naciones desarrolladas”, detalló.

La integración de la economía argentina en el resto de mundo es uno de los pilares fundamentales del “reordenamiento” del país. Su titular de Hacienda recalcó que ve el mundo “como una oportunidad” y “no como una amenaza”. “Argentina ha vuelto a mirar al mundo”, resumió Dujovne, que resaltó la importancia del acuerdo en vías de éxito que mantienen el grupo MERCOSUR y la Unión Europea.

La secretaria de Estado de Comercio, María Luisa Poncela, abriendo el evento en el Hotel Ritz.

Un acuerdo que, según palabras de la secretaria de Estado de Comercio de España, María Luisa Poncela, “permitirá ahondar nuestras relaciones bilaterales, que ya son buenas”. Pasaron épocas difíciles debido a la “situación económica de ambos países”, pero en estos momentos el volumen de exportaciones tanto de Argentina (1.500 millones de €) y de España (2.300 millones de €) sólo puede “mejorar” si se logra el acuerdo.

Si finalmente se logra ese acuerdo comercial, que según la secretaria de Comercio podría ser en las próximas semanas, se alcanzaría el que “posiblemente sea el mayor que se pueda firmar entre dos regiones” debido al “volumen económico y de habitantes”, destacó Poncela. Se trata de un pacto “vital” para Argentina, dijo Dujovne, “porque tenemos una hoja de ruta fiscal clara” y unas “metas monetarias” que generan certidumbre sobre la inflación en el medio plazo.

Con este aperturismo para interoperar con el resto del mundo, Argentina ha “eliminado casi todas las restricciones cuantitativas”, en las exportaciones, a pesar de presentar todavía unos aranceles “altos”, debido a su pertenencia al grupo MERCOSUR, según el ministro. Pero “si logramos el acuerdo con la UE” dijo Dujovne, “tendremos un cronograma de integración de los distintos sectores”. Eso le otorgaría “más credibilidad” al proceso integrador, además de permitir trasladar “el tamaño de los acuerdos comerciales” argentinos al resto del mundo.

En cuanto al gran reajuste fiscal que tienen que acometer el país, Dujovne apuntó que lo esencial es conseguir reducir el importante déficit que existe para poder ser solvente. “Cuando uno es solvente se asegura no dar pasos incorrectos” de incumplimiento de contratos. Además cuentan con un banco central independiente que “está llevando a cabo una lucha titánica” para reducir la inflación. Lo esencial es generar crédito en un país que “tenía aranceles en las exportaciones” cuando su economía vive de ello. Algo que “no iba a permitir ponerla en marcha” según el ministro argentino.

En cuanto a la reforma tributaria, en relación a la creación de empleo y crédito, Dujovne anunció la puesta en marcha de un esquema para ir reduciendo “los impuestos al trabajo pagados por las empresas” hasta ahora. De este modo, declaró, “los salarios más bajos van a terminar exentos de estos impuestos dentro de cinco años”. Lo que supone “una gran invitación a las empresas a formalizar su empleo”, resumió.

Por otro lado, el titular de Hacienda de Argentina recalcó la importancia de conseguir acceder a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) -en cuyo proceso agradeció el apoyo de España- para “tener el sello” del grupo. Un grupo que no ven como de “países ricos, aunque lo sean”, sino como “una casa de buenas prácticas” que quieren ir incorporando hasta su ingreso, desgranó el ministro. “Más que pertenecer a la OCDE, lo importante es el camino hasta llegar a ella”.

Dejar respuesta