Citibox business_lab, emprendimiento en los buzones inteligentes

Uno de los buzones inteligentes diseñados por Citibox, con código en el lado izquierdo. |FOTOGRAFÍAS: Marta Peiro

La irrupción de Internet modificó el modo de operar de todos los sectores económicos. Los comercios encontraron en el mundo digital un nuevo escenario en el que desarrollarse, ofrecer sus productos, y establecer una nueva relación con sus clientes. Los consumidores, a su vez, descubrieron en el e-commerce una forma práctica y cómoda para poder comprar los productos que deseaban sin tener que salir. Sin embargo, a la hora de recibir su pedido, había un problema: si el consumidor no estaba en casa en el momento de la entrega, el mensajero tenía que volver en otra ocasión.

Con el objetivo de “poder recibir los paquetes de ecommerce sin necesidad de estar en casa” nació Citibox, una startup de tan solo dos años y medio de vida. David Bernabéu, que destacó el crecimiento del 25% del e-commerce en 2017,  aseguró que “los sistemas de recepción, los buzones, han quedado obsoletos”. Por ello, la compañía de la que es CEO decidió “devolver la vida a los buzones, transformándolos en tamaño y añadiendo valor, aportándoles tecnología para que estén conectados con un nuevo mundo de ecommerce”, argumentó.

David Bernabéu, CEO de Citibox, muestra algunos de los buzones.

Según Bernabéu, “Citibox es una empresa de software que ha desarrollado un sistema operativo para una nueva era de buzones inteligentes, que además de recibir cartas pueden recibir paquetes de ecommerce”. Para que se haga efectiva esta transición, explicó, quieren “abrir la tecnología a todo el mercado, ponerla a disposición de todos los fabricantes de buzones para que la puedan incluir y transformen sus buzones de analógicos a inteligentes“. De esta manera, buscan “generar una plataforma abierta que todos puedan usar”, puntualizó.

En su modelo de negocio intervienen tres agentes o players, según desarrolló: los destinatarios, que instalan el buzón y descargan la app para “recibir todos los paquetes de ecommerce de forma confortable y a precio 0, sin pagar por la recepción de su pedido”, que autorizan al instalar el buzón, afirmó Bernabéu; los fabricantes de buzones, a los que se ofrece la tecnología “de forma gratuita”; y los mensajeros o carriers, la parte con la cual monetizan al hacer Citibox “más productivo su trabajo en el día a día”. “Van a ser más productivos, a entregar todos sus paquetes a la primera de una forma normalizada y ordenada, a través de la api”, argumentó el responsable de la startup.

A pesar de pagar a la compañía, las empresas de mensajería “comparten con Citibox los ahorros”, afirmó Bernabéu. Esto es posible, aseguró, porque la startup “ahorra tiempo” a los mensajeros, que “además de poder entregar ordenadamente y a la primera, pueden acceder al edificio de forma directa”. Gracias a ello, defendió, “el paquete va a ser más económico en la entrega”. “Tiempo es dinero, productividad”, dijo.

Los mensajeros, por tanto, no tienen más que acceder al edificio en cuestión, leer el código del paquete que transportan y dejar éste en el buzón que el código indique de manera que el usuario solo tenga que ir al buzón cuando pueda y recoger su pedido. En Madrid ya hay más de 3.000 buzones, lo que supone el 80% de la producción de la startup, y el resto están en Barcelona, concretó el CEO. La compañía, desde su nacimiento, ha crecido en línea ascendente: suman 12.000 transacciones de paquetes y 7.000 usuarios recurrentes. Los compradores, además, multiplican por 2,7 sus compras en ecommerce, destacó Bernabéu. A finales de 2018, esperan salir a otros mercados, confirmó el representante.

Con este sistema, remarcó el representante, “estamos generando un ecosistema de tecnología abierta, porque vale para entregar los paquetes de cualquier mensajero, buzón y e-commerce. Compartimos tecnología”. Para seguir creciendo y convertirse en una empresa importante al mejorar la velocidad y “regularidad del suministro de paquetes en localización”, Citibox ha empezado a trabajar en una nueva etapa: la creación de Citibox business_lab. Con él se pretende “apoyar en el arranque de unas nuevas empresas que puedan, además de consumir nuestra tecnología, ser negocios muy rentables y con alcance”, manifestó Bernabéu.

Ismael Teijón, jefe de Citibox business-lab, explica la convocatoria.

Se trata, según lo definió Ismael Teijón,  de una “incubadora de nuevas startups”. El jefe del proyecto, que destacó que “nunca una startup ha montado una incubadora”, explicó que, tras analizar las necesidades del sector, Citibox ha abierto una convocatoria para encontrar emprendedores con talento que puedan desarrollar los proyectos que den solución a la “última milla”. Entre ellas se encuentran la compra online y recogida en taquillas situadas en la tienda o los buzones unifamiliares para los chalets.

Los  emprendedores pueden presentar sus candidaturas hasta el 17 de abril. A partir de entonces Citibox seleccionará a 30 de ellos, que serán convocados del 20 al 22 de abril a participar en el Citibox Weekend. En él se seleccionará a los 15 mejores. Éstos, organizados en 5 equipos, tendrán un año para desarrollar los proyectos utilizando el software de la startup, y recibirán por parte de la misma una financiación de 30.000€ y 70.000€ en recursos, además de acceso a su red de inversores y mentorías, eventos y formaciones con expertos del sector.

Los proyectos, describió el responsable de la competición, son “reales, hay una necesidad, una tecnología y una aportación para llevarla al mercado”. Los trabajos resultantes serán en un 95% de los emprendedores, mientras que Citibox contará con un 5% de participación. “Necesitamos ser relevantes y tener huella, conseguir poblar España de buzones y taquillas de todas las tipologías posibles, y no lo podemos hacer solos”, explicó Teijón. “Creemos que los negocios que tienen sentido, los que de verdad son duraderos, son aquellos que son buenos para todas las partes, un win to win”, añadió.

Dejar respuesta