‘Social selling’: posiciona tu marca personal y monetiza con las redes sociales

Pedro Rojas EyE
Pedro Rojas, este miércoles en Madrid durante su ponencia en el evento Emigrar y emprender es posible. | FOTOS: Marta Peiro

“Si no hay conversación no hay negocio”, ha dicho Esmeralda Díaz en el evento ‘Emigrar y emprender es posible‘ celebrado este jueves en Madrid. Esta bióloga molecular de carrera, tras varios despidos y altibajos profesionales, se ha “subido al carro de las tecnologías” como escritora y experta en ‘social selling‘.

En un mercado en el que todo ha cambiado tras una triple revolución (digital, social y móvil), relacionarse en las redes sociales se ha convertido en una de las claves para lograr un objetivo profesional. No son el fin, pero sí el medio para conseguir un puesto, monetizar un negocio o llegar a nuevos clientes o demandantes de empleo. Las redes se alzan como el primer contacto directo con los miembros potenciales de nuestra futura red de contactos.

La clave es cómo lograr esa conversación real en un mercado tan amplio como el que ofrece Internet. Para ello hace falta, como siempre, una red de contactos. La única diferencia con los contactos de años atrás es que hoy, antes que una llamada telefónica, es más certero optar por teclear perfiles en redes como LinkedIn. Como ha dicho Díaz, este sistema acorta la llamada “puerta fría”. Se limitan los tediosos (e infructuosos) procesos administrativos con los que se suele lidiar para contactar con perfiles.

Por tanto, el ‘social selling’ no es otra cosa que “utilizar las redes sociales para identificar, cualificar y establecer conversaciones con potenciales clientes”, ha resumido Díaz. Es una herramienta para relacionarse profesionalmente y difundir la base de todo en las redes: tu marca personal. Es el “primer pilar” sobre el que transmitimos lo que podemos aportar (expertise) y que configura nuestra identidad digital.

Esmeralda Díaz EyE
Esmeralda Díaz Aroca, este jueves en Madrid.

Para relacionarse con tus potenciales clientes o empleadores, hay que ofrecer tu marca personal a través de un contenido o “propuesta” de valor. Un contenido que no se vende, “se regala”, ha señalado Díaz. Pero que sí se hace bien transmitirá “confianza” y mejorará “tu competitividad y tus oportunidades”. Debe ser un contenido “útil y que solucione problemas”, ha señalado.

Con ella ha coincidido Pedro Rojas, profesor de MBA (Máster en Administración de Empresas por sus siglas en inglés) y autor de libros de social media marketing. El también consultor aportó algunos consejos sobre qué red social utilizar en función de tu nicho de mercado, o los objetivos principales de ese contenido de valor.

También incitó a emplear el llamado “emprendimiento de ruta inversa” frente al método tradicional. Este sistema está basado en saber qué necesita el mercado para establecer la idea sobre la que emprender, y no al revés. Hay que garantizar a medio-largo plazo que tu idea “soluciona un problema o necesidad real”, ha argumentado Rojas. Sino, hoy en día estás abocado a la bancarrota, pues no hay dinero para invertir, salvo casos aislados. El éxito dependerá de ese análisis del mercado y su adecuación al dinero del que se dispone.

Sobre el contenido de valor, Rojas ha convenido que hay que conseguir “posicionarse” adecuadamente en Google, y usarlo como “medio para atraer el tráfico” desde las redes a tu web. Ese contenido “no interesará a todo el mundo”, ha dicho, pero “tu nicho tiene que entenderlo”. Para ello hay que pensar en qué y cómo le gustaría a tu público/ cliente. Además, ese contenido debe servir para “registrar información de los clientes” potenciales en una base de datos. Todo sin olvidar que “tú no vendes nada”, porque “el cliente sabe lo que quiere”.

“Todo se basa en tu red de contactos”, y en dar un contenido útil para ellos, ha insistido Díaz. Estar “en el radar de tus contactos”. Hay que relacionarse y saber que “si piensas en sacar tajada sólo tú” las redes no funcionan. El efecto “democratizador” de las redes implica que “las dos partes tienen que ganar”, ha sellado.