La UPTA, decidida a poner “los parches necesarios” contra la figura del falso autónomo

Eduardo Abad, presidente de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos, este martes en un desayuno de Europa Press. Abajo, Pepe Álvarez, secretario general de la Unión General de Trabajadores. |FOTOGRAFÍAS: Marta Peiro

“El fraude en la contratación ha prostituido la figura del autónomo y debemos poner los parches necesarios. No podemos incorporar autónomos al mercado de trabajo que no correspondan a nuestra naturaleza propia. No queremos que el prototipo de crecimiento de nuestro colectivo sea un joven con una mochila a la espalda”. Con estas palabras criticó Eduardo Abad la figura del falso autónomo en el discurso que ofreció en un desayuno de Europa Press este martes.

El presidente de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) destacó este punto como uno de los problemas más graves a los que se enfrenta el colectivo. Para evitarlo, recomendó “obligar a las empresas a que registren los contratos. Hay que obligarlas a que no sigan falseando la contratación de trabajadores por cuenta ajena por el simple hecho de evitar costes y recibir un mayor resultado económico”. Con ello, se decantó por “dotar al sistema de las herramientas para que se establezca un marco reglamentario sancionador”.

Pepe Álvarez ya adelantó esta crítica al presentar a Abad. Según consideró el secretario general de la Unión General de Trabajadores (UGT), hay que “discurrir qué son trabajadores autónomos, los que tengan un trabajo que depende de ellos”. Concretamente, Abad cifró en más de 3.250.000 los autónomos en España. De estos, 800.000 trabajan en el sector comercial, que “ha perdido 15.000 activos en los últimos 3 meses”, admitió; 328.000 en la construcción, 325.000 en la hostelería y 300.000 en sectores telefónicos y científicos, entre otros ámbitos. En total, los autónomos aportan “más de 4 millones de activos al mundo del trabajo”, especificó.

Por ello, el especialista recordó que el colectivo hace una “aportación a la riqueza social y económica que debe ser reconocida”, al suponer una “pieza fundamental de la economía” por su poder “generador de empleo de calidad”. Según subrayó, su “capacidad de creación de riqueza representa la mayor contribución al PIB de nuestro país”. A pesar de ello, las medidas tomadas para modificar el estatuto del trabajador autónomo son “insuficientes y están lejos de las expectativas”, criticó. Por ello contempló necesaria una “reforma en profundidad”. “Son pequeñas vendas que intentan ocultar las heridas que sufre nuestro sistema”, denunció.

Según Abad, el régimen de cotizaciones RETA no responde al principio básico de contribución, universalidad y solidaridad, sino a la “voluntariedad y selección de pago”. Por ello, “los segmentos más débiles del colectivo se ven obligados a pagar sobre bases de cotización superiores” para conseguir una recaudación suficiente y “compensar la escasa recaudación en los niveles de renta superiores”, explicó. Por eso calificó el sistema de “injusto”. Además, advirtió sobre la “desigualdad” debido a la “brecha fiscal” por las diferencias en tributaciones por el impuesto a sociedades frente al IRPF. Una materia que calificó de “prioritaria”.

Para hacer frente a estas dificultades, Abad apostó por la aplicación de un “nuevo marco jurídico y económico laboral”. En cuanto a la reforma del RETA, esta debe “permitir integrar a más personas en el sistema y articularse en plazos transitorios suficientes”, además de estar basada en un “objetivo de déficit” según el número de contribuyentes y su capacidad real de renta, analizó. También se mostró partidario de dar un “salto cualitativo en protección social” a través del diálogo y exigió que los autónomos tengan “los mismos derechos de prestaciones” y la implantación de “políticas que respondan a un nuevo modelo de mercado”.

De cara a ese modelo, el presidente de la UPTA admitió la “falta de formación en un mundo en que deberíamos estar cada día más formados”. “La formación es el I+D+i de los autónomos”, puntualizó. A través de ella los autónomos podrán desarrollar su “capacidad de innovación” y adaptarse “a los cambios del mercado y la digitalización”. “Debemos incluir las nuevas tecnologías en nuestro ADN y crear nuestras oportunidades de futuro, con apoyo”, alentó.