Los jóvenes, entre los más afectados por la crisis del Covid-19

Las personas jóvenes, unos siete millones en España, comenzaron esta crisis siendo el colectivo de población española con mayor riesgo de pobreza según la tasa AROPE, como recogía el último Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España. Ese mismo estudio señalaba que un 22,1% de la población joven que trabaja es pobre y, agravando esta precariedad, la mayor destrucción de empleos durante la ralentización económica del coronavirus se produjo también en la franja de edad entre los 16 y los 29 años.

En un país que ya se encontraba a la cola europea en materia de emancipación juvenil y cuyas generaciones jóvenes vivirán peor que las de sus progenitores, poner el foco en la juventud es más que nunca imprescindible, se afirma en un comunicado del Consejo de la Juventud de España, que reclama de las instituciones estar en primera fila en las tareas de reconstrucción de la economía española.

Así, ha puesto en marcha una serie de acciones que bajo el lema ‘Juventud Presente’ pretende trasladar a las instituciones públicas las inquietudes y propuestas en relación con las personas jóvenes de hoy y la sociedad del futuro. “Esta campaña recoge todas las acepciones de la juventud presente: presente porque necesita medidas ahora, y no solo compromisos a futuro; presente porque el compromiso que las personas jóvenes estamos teniendo con la sociedad que nos rodea es innegable y presente porque las personas jóvenes deben estar incluidas en los espacios de toma de decisiones”, explica Manuel Ramos de la Rosa, presidente del CJE.

El Consejo de la Juventud de España comparecerá este lunes en la Comisión de Reconstrucción del Congreso de los Diputados, representado por su vicepresidenta María Rodríguez Alcázar. En esta intervención, que se enmarca en el grupo de políticas sociales y sistema de cuidados, se presentarán las principales áreas de incidencia de las propuestas del CJE: pobreza juvenil, equidad educativa, calidad de vida, sostenibilidad y atención transversal.

Estas medidas, que abarcan todo tipo de ejes del desarrollo social, han sido elaboradas con sus entidades miembro, cuyos programas involucran de forma directa a más de un millón de jóvenes de todo el territorio y que aúnan organizaciones y colectivos juveniles de todo el espectro social y político con un objetivo común: que las personas jóvenes estén presentes en los espacios de toma de decisiones, como garantiza la Constitución, concluye la nota.