Seth Goldman apadrina la apertura en Madrid de Foodlab

El considerado uno de los principales gastroemprendedores en el mundo, Seth Goldman, asistió este miércoles en Madrid a la inauguración de Foodlab, un espacio de innovación y emprendimiento gastronómico tras el que se encuentran Urban Campus y Gastroemprendedores, la exitosa iniciativa fundada por Eatable Adventures.

El ‘padrino’ de Foodlab, que abre sus puertas en el número 3 de la madrileña calle de Juan de Herrera, habló de Honest Tea, el producto orgánico que puso en marcha hace 20 años y que hoy se ha convertido en un referente de gastronomía natural, que alcanza incluso a cadenas de comida rápida como McDonald’s.

Presentado por Mila Valcárcel y arropado por José Luis Cabañero, dos de los padres de Eatable Adventures, así como de Maxime Armand, COO de Urban Campus, Goldman avisó que los consumidores están pidiendo un cambio, “pero al mismo tiempo necesitan directrices”, y que el ámbito de la comida no es algo cuyos resultados puedan obtenerse a partir de “algoritmos: es algo muy vinculado con la tierra”.

Tras confesar que tomó conciencia de la relevancia del comercio justo cuando decidió dedicar parte de los beneficios que obtenía adquiriendo la materia prima a un precio muy asequible invirtiendo en las comunidades donde aquélla se encuentra, Goldman afirmó que “el momento actual es fantástico para la gastronomía”.

“Se está rehaciendo el concepto de comida”, y citó como ejemplo que su compañía está detrás de la creación de una hamburguesa, ya en el mercado, que no usa carne de vaca pero que sabe muy parecido a ella. “Porque el alimento, si no sabe bien, no se vende”, advirtió. En ese contexto, reconoció que lo orgánico no siempre supo bien, y que lo que había que hacer, precisamente, era el esfuerzo por revertir esa circunstancia.

Aconsejó a los gastroemprendedores como él que, como regla número uno “siempre hay que hacer algo diferenciado de los demás”. Refirió su propia experiencia con el té. En el mercado el té contemplaba 100 calorías, “nosotros lo rebajamos en un primer momento a 85, pero nos dimos cuenta de que eso no nos diferenciaba mucho. Bajamos a 17 calorías. Eso nos distinguió”.

Foodlab aspira a ser “un centro referente tanto en España como en el extranjero”, confió Mila Valcárcel, a quien acompañó Armand al señalar que el objetivo de Urban Campus es “crear algo más que espacios de trabajo: entornos donde la gente se reúna e intercambie ideas”. Un deseo común que ratificó Cabañero, para quien Foodlab nace con vocación de convertirse en el “centro de gravedad” del emprendimiento gastronómico.

Luis Miguel Belda
Director de Comunicación en la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) y Redactor jefe en TodoStartups