Un millar de chinos denuncian en Madrid el bloqueo de sus cuentas bancarias

Algunos de los ciudadanos chinos, con pancartas y banderas, durante la manifestación. |FOTOGRAFÍAS: Alberto Orellana y Marta Peiro

Un millar de chinos se concentraron este viernes a las puertas de la Fundación BBVA para protestar por los bloqueos de sus cuentas bancarias. Según aseguraron los organizadores de la protesta, las entidades bancarias españolas han bloqueado sus cuentas sin previo aviso como medida frente al blanqueo de capitales. Sin embargo, estos bloqueos solo se están produciendo en el caso de los ciudadanos chinos, que critican el “racismo” de la situación.

Alrededor de las 11.30 horas, miembros de la Policía Nacional cortaron los carriles laterales del Paseo de Recoletos de Madrid que dan acceso al edificio de la Fundación BBVA. En ellos se reunieron más de mil ciudadanos de origen chino, según estimación de los organizadores de la concentración, para protestar por el bloqueo de sus cuentas bancarias. Entre gritos de “justicia” e “igualdad”, criticaron que las entidades bancarias, con el BBVA a la cabeza, les han bloqueado las cuentas sin avisar, impidiéndoles realizar cualquier movimiento con su dinero.

Desde BBVA aseguran que este bloqueo se debe a las operaciones que llevan a cabo para hacer frente al blanqueo de capitales, pero, conscientes de las molestias ocasionadas, dicen estar trabajando en ello. Los ciudadanos chinos afectados, a pesar de reconocer la importancia de hacer frente a este delito, reclaman igualdad con respecto a usuarios de otras nacionalidades y etnias.

“Es por la ley de blanqueo de capitales, y estoy de acuerdo. Pero para eso hay que firmar unos documentos que todos hemos firmado”, manifestó Paco Changyi Qian Cao, uno de los organizadores de la manifestación y presidente de la Asociación de Pekineses en España. Según denunció, “tenemos pruebas de que es un acto de racismo. Los directores de muchas sucursales dicen que por ser chinos no trabajan con nosotros”. “En el caso de los usuarios que no son chinos, les desbloquean las cuentas al día siguiente de entregar los documentos”, criticó.

Según explicó Changyi, representantes de BBVA les dijeron que se trata de un procedimiento normal: “Aseguran que están actuando según el protocolo antiblanqueo”. A ellos les piden “que desbloqueen las cuentas. Y si hay que investigar por blanqueo, aportamos los documentos necesarios. Pero no pueden bloquear las cuentas, porque hay gente que no puede recibir la nómina, pagar los alquileres, hacer transferencias…”, subrayó.

Entre la comunidad china, de las “más de diez mil personas que están afectadas en Madrid, hay gente que lleva más de 8 meses así”, concretó. “Están viviendo con miedo porque no saben qué va a pasar mañana. Se prestan dinero para sobrevivir. Hay estudiantes que no ha podido pagar la matrícula, que reciben dinero de sus padres…y ahora mismo vivimos en una situación en la que no tenemos dinero para gastar, no hay tarjeta. No podemos ni siquiera vivir”, alertó.

“Queremos demostrar que la comunidad china respeta las leyes y el orden”, declaró otro de los organizadores”. “Llevamos así casi un año, pero las cosas se han intensificado en los últimos meses. Con el año nuevo chino han bloqueado muchas más cuentas de golpe”, destacó. A pesar de que “la comunidad china apoya todas las acciones de los gobiernos y entidades bancarias contra el lavado de dinero, todos los residentes en la UE tienen derecho a acceder a una cuenta básica. Por ello, demandamos nuestro derecho a la misma”, reivindicó.

Entre los afectados que acudieron a la manifestación, tomó la palabra una señora de 72 años. “Soy de nacionalidad española y me obligaron a cancelar mi cuenta. La única explicación es que soy de origen chino. ¡Injusticia no!”, exclamó. “Estamos en contra de todo tipo de criminalidades y medidas contra el blanqueo, pero no podemos tolerar ningún tipo de discriminación ni racismo”, compartieron otros manifestantes. “Estamos aquí para pedir igualdad y justicia. ¡Discriminación, no! ¡Racismo, no! ¡Justicia, ya! ¡Blanqueo, no! ¡Investigación, ya!”, clamaron.