8 aprendizajes en innovación para 2020

Change concepts with yellow paper airplane leading among white

Los expertos de TheCUBE, ecosistema de emprendimiento, tecnología e innovación han analizado los aprendizajes de 2020 en innovación empresarial y su aplicación durante este año.

Entre los aprendizajes de innovación adquiridos en 2020, que traerán consecuencias durante este año, destacan:

El impacto de lo improbable en la innovación: no se suele esperar, pero lo improbable, como es el caso de una pandemia mundial, a veces llega. Ante estas situaciones, la capacidad de las empresas para adaptarse a un ritmo impensable es clave para su supervivencia. Es el caso del teletrabajo impuesto por primera vez en muchas organizaciones españolas en este 2020. Pero adaptarse no es lo único necesario. Tener la capacidad de evolucionar y crear nuevos servicios o productos que beneficien y creen un valor para la sociedad en esos momentos difíciles es fundamental también para el éxito y continuidad empresarial a todos los niveles. “La clave está en promover en los equipos un cambio de mentalidad que abogue por buscar oportunidades en los golpes, en el caos, en lo inesperado y puedan crecer y mejorar. Siempre buscar lo bueno en lo nuevo”, asegura Andrés Haddad, CEO de TheCUBE.

Menos barreras para innovar: una de las principales barreras en la innovación es la capacidad de adaptación para empresas, y, sobre todo, para consumidores. Los usuarios suelen tener cierta reticencia a lo nuevo y a probar algo desconocido. Sin embargo, tras meses en los que todo lo que nos rodea ha cambiado e inmersos en una ‘nueva normalidad’, los usuarios tienden percibir el cambio como parte de este nuevo estilo de vida, facilitando la introducción en el mercado de nuevas soluciones y productos innovadores. El 2021 será un año en el que la capacidad de probar nuevas fórmulas, testar hipótesis y ejecutar proyectos de una forma flexible y ágil marcará una diferencia sustancial entre las empresas que avanzan y aquellas que se quedan estancadas (hasta morir).

Mayor capacidad de colaboración: la situación vivida este 2020 ha ayudado a las organizaciones a ser más abiertas a la colaboración con agentes externos, a trabajar juntos y cocrear, compartiendo también los riesgos. Las grandes empresas están cada vez más dispuestas a esta colaboración y aprendizajes colectivos, que ofrecen la capacidad de testar más hipótesis, conocer nuevos mercados e importar conocimientos de otras industrias.

Limpieza burocrática: en el pasado año, las grandes organizaciones han hecho un importante ‘trabajo de limpieza’ al eliminar procesos rígidos y complejos y trabas burocráticas, y fomentando la flexibilidad, agilidad y capacidad de adaptación, que traerán como consecuencias nuevas oportunidades.

Nuevas formas de interacción y networking: hasta hace unos meses, obviando LinkedIn, la mejor forma de hacer networking era asistir a un evento de interés para un sector o mercado concreto. Pero la reducción de la movilidad en 2020, trajo un importante abanico de innovaciones y nuevas soluciones para estrechar lazos, generar contenido y relaciones de valor sin necesidad de estar frente a frente y reunidos en un espacio concreto. Los eventos virtuales e híbridos están en pleno auge y han creado un desafío de reinvención de los espacios presenciales de eventos para ofrecer experiencias únicas de conexión, entretenimiento y valor para los asistentes porque todo apunta que estas nuevas formas han llegado para quedarse.

Consumidores en el centro: desde hace años, las premisas del management sitúan a los clientes en el centro del negocio. Este 2020, esta regla de oro se hizo aún más apremiante y muchas organizaciones se han dado cuenta de la necesidad de estar mucho más cerca de sus usuarios y entender sus necesidades de primera mano para poder diseñar productos o servicios ajustados a su demanda, de la mejor manera y rápidamente.

Digitalización y transformación tecnológica: los negocios españoles han avanzado 20 años en menos de un año, en lo que se refiere a digitalización e incorporación de la tecnología, desde grandes empresas, a pymes o, incluso, micronegocios. No obstante, muchos modelos de negocio han perdido vigencia y necesitan repensarse con innovación y creatividad.

Sectores clave: lograr nuevas fórmulas y oportunidades en las industrias más afectadas por la pandemia, como el Turismo, será clave para su supervivencia en este 2021, que apunta a ser complicado para algunas industrias. En paralelo, los sectores más beneficiados, como Salud, Logística, o eCommerce tendrán que trabajar en desarrollar y mantener soluciones no coyunturales, es decir, mirar a medio-largo plazo para la creación de nuevos servicios y productos que permitan marcar una ventaja competitiva y llegar a nuevos mercados.